Home

poderes-facc81cticos

Autor: Borroka garaia da!

Antecedentes

A la hora de analizar cuáles pueden ser los pasos posibles del estado español hay que partir de la situación que ha ido dejando atrás en base a los objetivos que tenía trazados y a la coyuntura concreta a la que se enfrentaba.

La crisis económica ha sido el factor más desestabilizador que ha sufrido el estado, lo cual creaba una base nada propicia para dar cuenta de sus retos estratégicos. Del mismo modo que irrumpía la crisis lo hacía una ofensiva popular independentista inédita en Catalunya que dejaba en primera instancia descolocada y después desbordada a la propia clase política catalana. Al mismo tiempo y unido al deterioro de las condiciones de vida de la clase trabajadora española, también de una forma inédita desde la reforma franquista se acrecienta la conflictividad social en el estado. Por lo que al estado español, pasados unos años de los mediados del 2000, se le presentan tres retos y una coyuntura en principio nada propicia para anularlos. Al “conflicto vasco” se le unen en los quebraderos de cabeza del estado el proceso soberanista catalán y el ascenso de la lucha de clases en el estado. Tres retos estratégicos difíciles con una coyuntura no menos difícil debido a la inestabilidad derivada de la crisis.

Hay que decir que ante ese panorama, el estado español ha salido airoso de dos de los tres retos.

El “conflicto vasco” tras un proceso de despolitización, y “normalización” dejó de ser un conflicto para el estado y en Euskal Herria la conflictividad política y social llegaba a mínimos históricos haciendo también que el propio independentismo debido al destensionamiento haya ido cayendo en apoyos sociales. Los objetivos marcados por el estado y su estrategia político-represiva de mediados de los 90 y construida a largo plazo en relación a Euskal Herria se veían cumplidos en gran parte. El cambio estratégico de una parte de la izquierda abertzale quedaba obsoleto nada más enunciarse al desconocer el análisis de clase en Euskal Herria cuando más se necesitaba y obviar las consecuencias de la crisis en la clase trabajadora vasca no más allá del sectorialismo, lo que unido a la toma del timón por la corriente socialdemócrata enfangó parte de la coyuntura vasca en institucionalismo reformista, la desestructuración de la izquierda abertzale como movimiento y la desafección política. Esta derrota histórica no solo es achacable a la corriente socialdemócrata, pese a que la haya hecho más pronunciada, sino al buen hacer político-represivo del estado durante años y a la incapacidad del socialismo revolucionario abertzale para reconfigurarse ante ello sobre todo políticamente.

El estado español también ha salido airoso ante el pasado ascenso de la lucha de clases en el estado. Lo que podría haber sido una reconfiguración de la izquierda española en claves de ruptura a través del movimiento social que estaba en ascenso fue trasvasada a la socialdemocracia institucional debido a la inexistencia organizativa revolucionaria capaz de dar cauce a la energía creada. Después la represión quirúrgica y la propia dinámica institucional asimilaba toda posibilidad de cambio. La fuerza centrífuga del sistema y sus instituciones volvían a ganar y se relegitimaba haciendo imposible todo sueño de ruptura con el régimen del 78 y ya olvidado el “no nos representan”.

De esta primera fase de la crisis política y económica española solo queda el interrogante de Catalunya, que en breves vivirá el momento decisivo que o bien puede dar un salto hacia adelante o encallarse indefinidamente. No juega a su favor que no le acompañen “el conflicto vasco” ni la conflictividad en el estado lo que puede hacer centrar recursos estatales en un solo frente.

Si bien la crisis política puede estar en control del estado si acaba imponiéndose finalmente en Catalunya de no darse una respuesta contundente, lo cual abriría una fase muy diferente de desgaste y resistencia por parte del independentismo catalán de resultados imprevisibles, la crisis económica no va a irse a ninguna parte pese a que la burguesía española y sus franquicias regionales estén ganando tanto materialmente como a modo de discurso.

En cualquier caso, toda esta coyuntura pasada ha dejado sus posos y sus contradicciones que si son bien leídas y resueltas pueden abrir nuevos frentes. El estado también estudia esas variables y también se prepara para el octubre catalán. En el siguiente post se tratarán cuales pueden ser esas variables que estudia y qué posibilidades de enfrentamiento y estrategia tendrá de cara a seguir manteniendo Euskal Herria fuera de juego, meter al redil a Catalunya e intentar anular toda opción futura disidente a su régimen.

3 thoughts on “La estrategia del estado español a medio plazo (I)

  1. BGD el articulo lo has escrito tu??? te pregunto solo por saberlo…

    ——————————————

    Dices: ” Esta derrota histórica no solo es achacable a la corriente socialdemócrata, pese a que la haya hecho más pronunciada, sino al buen hacer político-represivo del estado durante años y a la incapacidad del socialismo revolucionario abertzale para reconfigurarse ante ello sobre todo políticamente.”

    no me mal interpretes, en el reparto de culpas,,,, es tambien, y sobretdo, de los auto-nombrados “revolucionarios” (que de ello no tienen nada) perdidos en el octubre del 17, o en cualquier otra pajolera idea, son cobardes para enfrentarse a sus propios miedos…. No existe alternaiva (no solo revolucionaria, no solo porque no exista una direccion subjetiva revolucionaria); sino que ademas la misma revolucion no esta a disposicion de las poluciones nocturnas de la pequeña burguesia…

    Solo cuando muere un otoño y el invierno lo cubre, podremos esperar una primavera. Pero eso significa desintoxicarse, nada del pasado nos sirve para la vida, porque la vida es hoy y mañana.

    Ondo izan, a ver si me voy para Bizkaia, un dia de estos, unas birras en Zierbana, serian muy entrañables.

    ———————-

    • Petriko, para ti, todo lo que no sea el tipo de revolución que tú propugnas, no es revolucionario.
      Para mi y para mucha gente, independizarnos del estado fascista español ya es una revolución.
      Euskal Herrian euskaraz hitz egitea beste iraultza bat izango litzateke, kriston iraultza.
      Katolizismoa eta beste erlijio guztiak, Euskal Herritik desagertzea, beste bat. A ze gustora biziko ginateke.
      Que se llegue a una verdadera igualdad en cuestión de géneros esa sí que seria una gran revolución.
      Acabar con el desarrollismo y vivir en una sociedad en equilibrio con Ama Lurra…
      Eta abar, eta abar, eta abar.

      Pero bueno, supongo que todas esas que he mencionado nobse pueden producir y a su vez provienen de esa revolución que tú planetas.

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s