Home

burning-EU-flag

Autor: Borroka garaia da!

No se si fue a finales de los 90 al calor de Lizarra-Garazi debido a la supuesta importancia que tuvo la UE en las negociaciones anglo-irlandesas o si fue algo más tarde. El caso es que dos décadas después Irlanda del norte sigue estando bajo la ocupación inglesa, ahora gestionada por un gobierno regional en dependencia tanto a los ingleses como a la UE. Con el Brexit esa dependencia hacia la UE salió a relucir. Y no es para menos ya que los lazos económicos entre la ocupada irlanda del Norte y la UE están basados en subvenciones creando una fuerte dependencia y al mismo tiempo limando cualquier tipo de estrategia de izquierda para el republicanismo institucional manteniéndola atada en cierta manera al orden reaccionario de la UE, por si Gran Bretaña no fuera suficiente. Obviamente el proyecto socialista con el tiempo, el destensionamiento y las subvenciones fue erosionándose gravemente hasta llegar al doble pro, progresismo pro-UE. Más abajo, Irlanda del sur es “soberana” entre comillas. Después de ser intervenida y controlada por la UE, el FMI y la troika en el 2010, el capitalismo irlandés crece pero a costa de un régimen de austeridad contra la clase trabajadora y de ser un paraíso fiscal para empresarios y multinacionales.

Sería por esa época, finales de los 90, principios del 2000 cuando algunas de las direcciones de la izquierda abertzale fueron empezando a cambiar su visión en cuanto a la UE y por extensión la comunidad internacional de los de arriba hasta llegar al punto que la dirección institucional defendiera abiertamente la permanencia en la UE como “situación táctica”, algo que incluso llegó a ser rechazado por las bases en votación pero en la práctica ha dado igual y se ha seguido hasta ahora con una estrategia pro-UE de permanencia y reforma. Criticarla sí, querer mejorarla también, pero ni hablar de salirse de ella y posicionarse contra ella como estructura. En esto seguramente ha pesado un mecanicismo en cuanto a las opciones escogidas por el republicanismo institucional irlandés, además de una visión socialdemócrata del cambio en Europa. Para los que tuvieran dudas esa visión se agotó y estrelló desde el Tsiripazo en Grecia.

La OTAN y también la UE nacieron en el mismo plano temporal y coyuntural. Los bienintencionados burgueses europeos dicen que estos dos organismos nacieron de las cenizas de la II guerra mundial con el objetivo de mantener la paz en el mundo y Europa, además de buscar la prosperidad social. Claro que hay que chuparse el dedo para pensar en las buenas intenciones de la burguesía. La OTAN simplemente nació como brazo armado del capitalismo occidental y la UE como estructura del capitalismo europeo. Y sus buenas intenciones son bien conocidas en los pueblos donde caen sus misiles con cabezas buscadoras de petróleo o en la larga lista de crímenes contra la clase obrera europea realizadas por la troika y sus amigos.

Una de las cosas que más se ha esforzado la UE para que sea interiorizado por los pueblos trabajadores de Europa es que fuera de la UE no hay vida, solo miseria y desolación. Llegados al 2017, cuando la miseria y la desolación se ha abierto paso por la UE, especialmente por el sur, como un cuchillo caliente por la mantequilla y que hasta la propia Gran Bretaña la ha abandonado ya resulta casi un chiste tales paradigmas. Sería para reírse si no fuera por las consecuencias de una UE asesina de refugiados, valedora de la opresión nacional, cómplice del imperialismo y la masacre de pueblos y ladrona de la clase trabajadora.

La UE y su chantaje, sabedora de las contradicciones sociales, está siendo en estos momentos, como lo fue en cierta manera en Escocia a otro nivel un elemento de máxima importancia para mantener atada Catalunya a la constitución española. No es de extrañar. La UE fue, por si alguien lo ha olvidado ya, la que dio la bendición al estado de excepción en Euskal Herria, ilegalizaciones incluidas. Y sigue dando al palo la bendición, con sus zanahorias incluidas. La UE, al igual que los estados miembros de la UE español y francés no reconoce a la nación vasca ni catalana. Ni aquellas a las que quepa la posibilidad de una molestia a la OTAN (Catalunya y Euskal Herria votaron No a la OTAN en referéndum), aquellas en las que haya un fuerte movimiento obrero que ponga o pueda poner en cuestión el orden impuesto, o aquellas que el hecho de independizarse supongan una molestia para el estado miembro de la UE que las somete. En el caso de Euskal Herria tenemos todos los boletos y algunos pluses.

Prepararse contra la UE, allanar el camino para la salida de la UE es algo que no solo es simplemente necesario para dar paso a otra Europa (que no otra UE, no puede haber otro capitalismo), sino que también es munición que ayudará de cara a la independencia. Un pueblo sin dependencia psicológica a la UE no tendrá miedo al chantaje de la UE cuando intenta o intente afincar la dependencia hacia estados opresores. Estar contra la UE en Euskal Herria es prepararse seriamente para la independencia y para abrir las puertas al socialismo.

La semana pasada la organización internacionalista Askapena cumplió 30 años que se dice pronto. Después de muchos años, ha sido la primera organización de toda la izquierda abertzale en mucho tiempo que habla claro en relación a la UE poniéndose como objetivo su desaparición de Euskal Herria y la apuesta por otra Europa, una socialista, internacionalista y feminista, y no otra UE reformada:

“Tenemos que quitarnos los complejos y tenemos que posicionar a la clase trabajadora vasca en contra de la Unión Europea”. “Hoy en día plantear un Estado miembro de la Unión Europea significa seguir manteniendo la misma lógica de explotación y saqueo con el que se ha vivido hasta el momento de la secesión”.“La Unión Europea no se puede cambiar por dentro, ya que desde su inicio es una herramienta para la acumulación de capital y para ello se crearon todas las instituciones y herramientas a su cargo. Y seguirá siendo así, defendiendo los intereses capitalistas e imperialistas de la burguesía europea. No se puede cambiar por dentro, no se puede democratizar. Solo se creó para defender los intereses de la clase dominante y así va ha seguir siendo hasta su muerte”.

One thought on “Contra la UE luchábamos mejor y lucharemos mejor

  1. “Republicanismo institucional” ez da existitzen. Irlandar errepublikanismoa “Free State” eta Estatu britaniko eta haien parlamentuen (indar armatuak aipatu gabe ere…) ezagupenaren eta aulkiak okupatzearen (udaletxeetan salbu) aurka da, ala ez da errepublikanismoa. “Constitutional nationalism” izango da. Termino ona euskal erreformistentzat ere…

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s