Home

Autor: Borroka garaia da!

A Euskal Herria y su clase trabajadora se le somete de mucha maneras. Una de ellas es mediante la dictadura mediática. Una dictadura que se asienta en el poder puro y duro del capital mientras el derecho a la libertad de expresión es desconocido. Hoy por hoy el derecho a informar o a contrastar es directamente proporcional a la capacidad económica que se tenga y a lo que los estados dejen pasar por sus rendijas. Esto supone directamente que salvo los medios de los que se pueda dotar el movimiento popular, casi siempre precarios económicamente, la “Comunicación” está en manos de grandes empresas y bancos, los entes públicos son centros endogámicos partidistas del poder autonómico, y una suerte de empresas ligadas a intereses muy determinados y nunca coincidentes con la clase trabajadora sino con los diversos estratos de la burguesía desde la pequeña a la oligarquía dominan por completo el panorama. En el caso de Euskal Herria todo ello intensificado por la propaganda de guerra y el intervencionismo de cara a desnacionalizar junto a un auténtico barrido y destrucción de medios por la vía represiva a lo que se une la nueva persecución individualizada de meros usuarios y usuarias de redes sociales.

Todo ello en su conjunto hace que pese a que históricamente han existido y existen numerosos proyectos populares comunicativos, la mayoría locales, y todos ellos imprescindibles, el acceso al “gran público” esté vetado tanto para la clase trabajadora en función de su interés propio como para toda la disidencia política y el movimiento popular. Puede que el diario Egin con sus aciertos y errores fuera el último gran intento en poder transcender esas lineas pero acabó destruido por el estado.

Por lo que a Euskal Herria del 2018 la clase trabajadora vasca y el movimiento popular no cuenta con ningún medio de masas que pueda acceder al “gran público” y tenga un carácter de auto-gestión y asambleario, no empresarial y sin dependencia de subvenciones. Un medio que empiece a competir cara a cara con el establishment hasta derrotar la dictadura mediática. Lo que al mismo tiempo lanza la pregunta al aire ¿Es posible algo así?

Soy de los que piensa que sí, que Euskal Herria necesita un nuevo medio de comunicación en los baremos antes mencionados y que para que algo así pueda tener visos de éxito se tienen que cumplir una serie de condiciones. En primer lugar, ese medio representativo de la disidencia y la clase trabajadora vasca no puede ser partidista. No puede existir ningún partido, facción, directiva u organización que marque sus pasos por lo que una de sus características sería la contradicción y la inexistencia de línea editorial concreta más allá de la asamblea, o lo que es lo mismo, una línea editorial de múltiples aristas con tanta contradicción como la acumulada en su propio accionar. Algo en cierta manera novedoso, que abre las puertas a la riqueza oculta de todos los abajos de este país y que al mismo tiempo marque su propia agenda tanto en las formas como en el fondo distanciándose tanto en la manera de informar como de crear contenidos de los medios del establishment. Un periodismo popular que no ofrezca algo a la clase trabajadora vasca sino que sea la clase trabajadora vasca la que lo haga por ella misma. Por supuesto, una apuesta de semejante calado solo podría llevarse a cabo por una gran confluencia de voluntades y compromisos en una gran red de redes colaborativas que debería abarcar prácticamente a toda la izquierda combativa de Euskal Herria en un gran auzolan que requeriría de mucha imaginación para sortear todas las trabas y dificultades. Lo que al mismo tiempo serviría para abrir puentes entre los abajos. Y cuando se junta el abajo, el arriba tiembla.

15 thoughts on “Euskal Herria necesita un nuevo medio de comunicación

  1. Contad conmigo! Aunque viva en la Alcarria, en lo que pueda aportar estoy.
    Creo que siempre ha sido, es, y será necesario. Y quizá ahora más que nunca.

  2. Y qué opina el personal de que el Gobierno vasco tome el control de los archivos de Egin?
    Nuevamente, por enésima vez, el partido se hace con la herencia del enemigo. Y gratis. Y para utilizarlos como se les salga…

    Lo de un nuevo medio de masas popular, vasco y de izquierdas… olvídate. No es viable de ninguna manera.

    • Los archivos pertenecen a la historia. No me gusta que los controle el GV pero me da un poco igual mientras no borren nada ni lo oculten bajo cuatro llaves, que aún puede pasar.

      Lo que me interesa primariamente es el presente y el futuro y definitivamente necesita de al menos un medio independiente de izquierda radical. Informal seguramente pero real y vigoroso. Sólo así podremos mirar adelante y reconstruir este país desde abajo.

  3. Absolutamente: no tenemos medios casi. Hay cosillas: algunas radios libres como Hala Bedi, algún medio en vídeo como Ahotsa y algún blog interesante como éste pero nos falta algo independiente, de izquierda radical, de carácter nacional.

  4. Totalmente de acuerdo. Solo que al “yo haría tal” debe seguirle, en mi opinión, un “propongo hacerlo de tal manera”.

  5. Pingback-a: Por lo que a Euskal Herria del 2018 la clase trabajadora | ONG AFRICANDO SOLIDARIDAD CON AFRICA

    • Creo que a estas alturas está más que claro que Gara deja mucho que desear, sobre todo si lo comparamos con Egin (en particular el de los 90, que en mi opinión era con diferencia el mejor periódico del estado: información internacional, periodismo de investigación, opiniones de amplio espectro, etc.) No hay color. Además está el tema de que tienes que hacerte socio (de pago) para acceder a muchísimos contenidos (entiendo que tienen que financiarse de alguna manera pero limita mucho a la hora de compartir y además si la mayoría de los contenidos son pobres, no hay muchas ganas de adherirse).

      Yo sigo leyendo Gara, es un mal menor o bien menor si quieres, pero no es para nada el medio de mis sueños, ni de lejos. Sigue siendo mejor que El Correo pero es mal consuelo.

    • Si quieres llegar a los 3/3 del país no. Tienes que publicar en euskera, castellano y francés, incluso deberíamos plantearnos ediciones en árabe, chino e inglés quizá.

      • Falta zena. Hizkuntzaren borroka beti bigarren mailan utzita bere desagerpenean kolaboratu besterik ez da egiten. Euskara lehenengo!

        • Si en Otxarkoaga (10.000 habs., 1% de la población de Bizkaia y el barrio más abstencionista de Bilbo) no hay ni modelo D porque el PNV no quiere! El euskera se salvará implementando un sistema educativo euskaldun GRATUITO y flexible a todos los niveles, incluida la alfabetización de adultos. El voluntarismo y militancia lingüística está bien pero no va a salvar nada por sí solas. Y para hacer la euskal iraultza o euskal bagauda bis, necesitamos al 90% de los y las vascas, hablen el idioma que hablen, a los únicos que no necesitamos son al 10% de parásitos burgueses.

          Y esa revolución, si llega a ser, no será como tú o yo o quien sea imagina en su casa o con su cuadrilla de afines o babeando sobre un mapa imaginario de la Gran Vasconia krutwigiana renombrado arbitrariamente “Nabarra” (la última moda del descerebre ultra-vasquista, perdón “ultra-nabarrista”).

          Hay que pisar tierra y sobre todo hay que pisar tierra en las ciudades.

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Aldatu )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Aldatu )

Connecting to %s