Home

xxx

Artículo de colaboración para Borroka garaia da! Autora: Mareva Mayo

Te miran como una rata histriónica, si te ven los harapos, si no te lavaste las manos al entrar. Si naciste de un vientre enfermo y tu infancia creció en el callejón, y no disimulas la sangre ni la rabia, ni tienes parné para ponerte los dientes que devoró un caballo muy fiero, cuando tampoco quedaba amor en la tierra.

Te miran con los homoplatos en un tambor de cicuta al prejuicio de su postor. Si es que estuviste en el manicomio. Si conoces la prisión. Sino saliste del infierno rogando a la gloria del padre. Si es que no conoces a la RAE. Si es que tu piel es demasiado negra, si es que tu vagina, es comunista. Si es que tu género depende del rayo. Si es que no sumas en su caja registradora. Si es que no pujas en su misma paz de fango. Ni en su ley tributaria a la clase alta.

Pero te hablarán del amor. Para que pongas tu otra mejilla y no te subas los pantalones. Para que pagues con buena educación el peaje, la privatización de la salud, del conocimiento, de la naturaleza, de tu carne estofada y preparada para el festín.

Froto mi soledad al muro. Y es la misma que la tuya. Tan lejos de la tuya. Tan sangrada por el mismo perro. Tan enamorada por el mismo rayo. Tan jodida por el mismo país. Sin tus manos, mis manos son carcoma. Carcoma como las tuyas tan solas. Heridas y sucias, del estacionar de las ruinas, en los años que vuelan por los aires. Cuando nadie ama a los locos. Cuando nadie recuerda que se puede acabar ahora mismo con el capitalismo.

Rocío la miseria de mi casa, con el río que se llevará mi casa. Te recuerdo cuando mueren de hambre los gorriones. Te llevo en el canto, en mi bolsillo vacío, en mi oxidada moneda pagando queroseno a los camareros. Te sé, como yo, rompiendo piedras al cielo que huye. Tus muertos son mis muertos. Tu desconsuelo es el mío. Tu calle tiroteada en el cadáver de un lobo, es mi sonido, mi esperanza, mi sangre. Y sin embargo, te vas de mí, cada paso, me voy de ti y camino hacia ti, sin ti, y sin ti tampoco me tengo.

Nos han querido tan solos, para que no hiciéramos un carro de combate con nuestros cuerpos desnudos y destruyeramos su gobierno, sus bancos, su ponzoña. Tan solos, durante tanto tiempo…. que ahora te veo cruzar delante de mí, y no me atrevo a darte mi mano y a pedirte que me lleves contigo, que volaremos libres para siempre.

Cuando la sociedad es un virus que demoniza y prostituye la naturaleza. Perder la esperanza en la humanidad, es el primer baile. Su lágrima nunca se seca. El alarido del rencor, no se repara. La paz no llega ni se busca. El amor sólo es literatura. Los hambrientos te sacan los ojos mientras duermes. Ni la hierba, ni la metralla, encuentra el camino a casa.

Y mueves las caderas, sediento, con electroshock en las sienes. Con un retrato del viejo punk como un destornillador en el pecho. Con antenas y rabo, descordializando el secuestro. Y te hablarán de propósitos, de buenas intenciones, de porvenir, de gloria, de hogar, del zen, de dios, y no te creerás nada. La isla, vive rodeada por el ejército y la policía, por la muerte que da la banca. Los ojos centellean miles de kilómetros de silencio debajo del dolor del 36. Y los caminos, no amor, no vuelven a casa.

Cuando abres tu persiana. Y el olor de plástico quemado ya está matando a tus hijos que todavía no nacieron. Y no tienes en tu mano una granada, y no tienes en tus costillas un árbol, y no tienes en la tierra, un cacho de tierra liberada. No amor. No. No. No. No seremos felices. No bastará nuestro amor. No será suficiente el grito. No será nada suficiente.

Cuando tu hermano, sin techo, con migajas de fábrica y de cementerio, resiste sin resistir, el cierzo y el suicidio de la alondra. No servirá con que lo sufras. No servirá que maldigas. No servirá ni que le dés tu casa y tu sangre. Porque los depredadores de la vida, también tienen agarrados tus cimientos. Porque el capitalismo engorda con nuestros muertos. Porque la banca infla su burbuja inmobilaria, con nuestras lágrimas y nuestro sudor. Porque ellos nunca se irán de nuestra tierra con vida.

2 thoughts on “No queda casi ni una gota de amor

  1. Pingback-a: NO QUEDA CASI NI UNA GOTA DE AMOR por Mareva Mayo | EL SUDAMERICANO

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Aldatu )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Aldatu )

Connecting to %s