Home

EEBWbmFXYAA1oP1

Endavant (OSAN)

El camino hacia la independencia de una parte de los Països Catalans que proponía el soberanismo gubernamental de JxCAT y ERC ha quedado truncado. La idea de que era posible hacer la independencia a partir de reformas legales ha quedado desacreditada porque ni España ni la Unión Europea responden a fundamentos democráticos, sino a intereses de estado y del capitalismo que pasan por encima de la voluntad de los pueblos . Asimismo, aquellos que querían utilizar el proceso para negociar un nuevo estatus de Cataluña en el seno de España se han quedado, también, sin recorrido. Los límites de reforma y acuerdo que les permite el estado son tan regresivos y humillantes que no hay base social dispuesta a aceptarlos.

Pero estos años de movilización dejan también una herencia muy positiva. Los Països Catalans han pasado de ser uno de los territorios donde más consenso había en torno a la constitución de 1978 a ser uno de los territorios donde el estado y el poder económico están más deslegitimados. La idea del lazo indisoluble entre lucha nacional y lucha social ha crecido. Y la legitimación de la desobediencia como una forma justa de enfrentarse a leyes injustas ha arraigado de manera muy importante. Y también nos deja una constatación negativa: el gran arraigo que todavía tiene el nacionalismo español en partes significativas de las clases populares de nuestro país.

Necesitamos construir un nuevo camino, con nuevas herramientas, que ensanche estas grietas. Y necesitamos cerrar la tentación de volver a recorrer caminos conocidos que sabemos que el único lugar donde llevan es a una negociación a la baja con el estado sobre competencias autonómicas. No hay tráfico en la independencia de la ley a la ley. Sólo a través de una vía revolucionaria, de una verdadera revolución política, es posible romper las estructuras de dominación de uno de los estados más importantes del mundo occidental. Y sólo desde reivindicaciones materiales sólidas y reconstrucción del tejido popular podremos romper el arraigo del nacionalismo español en una parte de nuestro pueblo.

Este nuevo camino va para largo, y hay que ser conscientes de ello. Pero ya desde el primer paso será necesario afrontar nuevas batallas. Que el camino sea largo no puede ser la excusa para quedarse en casa. Regalemos los sofás a los oportunistas. Ahora, más que nunca, la militancia de la Izquierda Independentista debe redoblar esfuerzos , porque es en las etapas donde nos jugamos el rumbo posterior.

Este nuevo camino lo debe hacer la nación completa, los Països Catalans. Porque, si el objetivo de la independencia es garantizar los derechos nacionales y sociales de nuestro pueblo, estos derechos deben garantizarse para todo nuestro pueblo, y no fragmento a fragmento. Y, además, porque, para romper con unos estados occidentales y asentados como el estado español y francés, necesitaremos la fuerza de todos los rincones de los Països Catalans, sus dinámicas de lucha y la capacidad que cada territorio tiene de generar profundas contradicciones en el estado.

Sin unidad popular no habrá independencia . Sin una mayoría de las clases populares organizadas en torno a un programa político de independencia nacional, soberanía económica y poder popular, no hay fuerza suficiente para doblar al estado. Creer que se puede hacer a través de una alianza transversal capitaneada por quienes dicen que «el independentismo es un movimiento de clases medias que no aceptan sobresaltos» es negar la posibilidad de ganar la independencia. La unidad popular no es la Izquierda Independentista ni la CUP. Somos uno de los embriones de esta unidad popular, pero lo que tenemos que construir deberá ser mucho mayor.

De los gobiernos autonómicos y de sus parlamentos no vendrá el cambio en profundidad, no nacerá ni la independencia, ni la República ni la justicia social. Decir que a través de la gestión autonómica se construye la independencia, y hacer chantaje emocional para mantener las sillas de las consejerías es una estafa que debe ser denunciada como tal por el independentismo . Porque no es posible gobernar una autonomía vacía de soberanía como si ya fuéramos una república, y para que los que ahora gobiernan la autonomía en nombre del independentismo lo hacen para mantener el orden social y los intereses de las clases dominantes. Y no habrá independencia sin derribar este orden social y estos intereses.

Construir unidad popular, construir estructuras de resistencia, construir movimiento. En cada lucha social, en cada puesto de trabajo, en cada movilización antirepresiva, a todos los nodos del tejido asociativo, a todos los rincones de los Païses Catalanes. Hacer los primeros pasos de un nuevo camino dotándolos del sentido y la orientación acertados para llegar al objetivo final: la República de los Països Catalans y la construcción de una sociedad feminista y socialista.

¡La lucha es el único camino!

 

8 thoughts on “Diada 2019 | Ningún gobierno autonómico nos hará libres

  1. La República de Catalunya existe como consecuencia del mandato popular dado en referéndum el 1 de octubre de 2017. Su Presidente es el señor Carles Puigdemont. Las condiciones de vida de cada clase o sector corresponde lucharlas a cada clase o sector. La independencia de Catalunya es una cuestión de unidad nacional ante un opresor común. Si se deja de lado el avance hecho por la avanzadilla territorial del pueblo catalán, por intereses partidistas o por oportunismo del que sea, no sé qué legitimidad tendrá nadie para hablar de nada.

    • Carles Puigdemont, ante presiones de los emrpesarios (con mediación de Urkullu por cierto) se nego a aplicar el resultado del referendum (que no esperaba que la gente hiciese posible, preveian una movilización más), no hizo absoluitamente nada de lo que habian prometido e incluso aprobado para crear ‘estructuras de estado’, miembros de su gobierno han reconocido repetidas veces que fue de farol para negociar con el gobierno de Madrid.

      A estas alturas presentarlo como un rebelde ya no cuela, oportunista habil sí es un rato.

  2. Excelente. Y lo que vale para Catalunya creo que debería valer sin grandes cambios para Euskal Herria. Por desgracia aquí no hay aún CUP ni nada que se le parezca.

  3. Me repito, la República de Catalunya existe y su Presidente es Carles puigdemont. Esta es la única realidad, mientras todo el mundo intenta justificarse a sí mismo.

  4. Hola de nuevo. Tenemos tema. Yo creo que más que a políticos o partidos, es al pueblo catalan a quien corresponde mantener o no viva esa llama de la independencia que encendieron el uno de octubre de 2017. Puigdemont como Presidente de la República de Catalunya es la figura que hoy en día representa al pueblo catalán constituido en nación. Y sigue vivo pese a todas las tretas de unos y otros para neutralizarlo o ningunearlo. Creo que tal proceso en el contexto europeo actual es una cuestión de estrategia y paciencia para la cual es necesario un nivel cultural enorme que se nos escapa a la la mayoría. En todo caso la Presidencia de la República catalana acierta a mi modo de ver con su planteamiento humanista dentro de una Unión Europea devorada por fuerzas corruptas, autoritarias y robóticas. Y encima, el apoyo popular a la figura de Puigdemont continúa siendo mayoritario en el territorio actual de la República, como se demostró en las últimas elecciones europeas.
    Un saludo.

  5. Me temo que reflexiones de alto calibre como las que muestran las últimas declaraciones de Adrià Carrasco llegan tarde, solas y sin base política sólida a este panorama desolador. El jovencísimo CDR exiliado en Bruselas muestra la valentía y el espíritu que la mayoría de la clase política procesista catalana ha carecido durante estos últimos años. Aún así, decir que espera un “día D” para Catalunya, donde las masas populares salgan a la calle “a pararlo todo”, recuperando así “la organización popular” que hizo posible el 1-O, denota cierta inocencia. No se trata solamente de que tal escenario no sea posible a estas alturas, sino que proyecta cierta aura idealista a lo que ocurrió realmente durante esas fechas. Reservando todo mi respeto y solidaridad internacionalista hacia el proletariado catalán, considero que el proces no ha sido guiado desde el inicio por una organización proletaria independiente; si bien la participación de las masas ha sido amplia y activa, su única función ha sido la de carne de cañón e instrumento de una agenda política demoburguesa con aires claudicantes. Las masas radicalizadas que contaban con la determinación de llevar el conflicto hasta las últimas consecuencias han sido más bien minoritarias y han llevado las manos atadas a la espalda con las cuerdas de la legalidad burguesa. No han contado con la autonomía ideológica, política y operativa necesaria para hacer frente al Estado. Al tratar de establecer una línea política se han encontrado con que la vía de la negociación es la única que se acepta, al tratar de accionar mecanismos de presión se han encontrado con la brutal criminalización (por parte de los propios independentistas) y la prédica abstracta de la paz. Poco más podemos esperar a no ser que ocurra un milagro.

  6. Creo que hay una tendencia a idealizar los procesos revolucionarios como si fuesen historias de pelicula. Al igual que las guerras, la mayor parte del tiempo es de no acción a la espera de condiciones que se van creando usando la diplomacia, por ejemplo. Se dice que es mejor perder una batalla dentro de la estrategia propia que gane una batalla dentro de la estrategia del enemigo. Los avances de todo el pueblo catalán son claros aún dentro de este momento de incertidumbre. La República existe, aunque no se haya dado esa película con la que soñábamos. Pero es cuestión de paciencia. Entre unos y otros es normal que haya titubeos y marchas atrás. Pero es innegable que tras lo que ha pasado hay una realidad que rompe la normalidad institucional y el Status Quo. Ya se verá lo que pasa. Yo solo espero que los catalanes consigan afianzar esa unidad nacional necesaria para hacer frente a la realidad impuesta.

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Aldatu )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Aldatu )

Connecting to %s