Home

NINOSWAYUMUERTOSDEPRIVATIZACIONDERIO

Cecilia Zamudio

Los verdaderos ambientalistas de este mundo son los pueblos en lucha contra la depredación que perpetran las multinacionales: los que entregan sus vidas por sus comunidades, por las montañas y ríos. Cada mes, decenas de esos verdaderos ambientalistas son asesinados en sus países: las balas de los sicarios del capitalismo transnacional revientan sus cabezas llenas de honestidad y lucha, y mueren con las manos limpias, unas manos que jamás habrán estrechado las manos infames del FMI, ni las de los demás vampiros del planeta. La clase explotadora y su sistema capitalista se perpetúa en base al Exterminio y a la alienación: en base a la violencia, y también en base a la mentira que impone a través de sus medios masivos.

En sendas fotos se aprecia a Greta Thunberg, el nuevo personaje hyper-mediatizado por el aparato cultural del capitalismo, junto con la directora del FMI y candidata al BCE, Christine Lagarde (el FMI, esa institución del capitalismo transnacional que depreda la naturaleza y hambrea pueblos enteros): un apretón de manos que ilustra muy bien la felicidad de los amos del mundo al saludar a quienes bien les sirven en la importante tarea de penetrar todas las luchas con Caballos de Troya que encausen las energías hacia callejones sin salida, que manipulen a las mayorías en seudo luchas que no vayan nunca a tocar la raíz de los problemas, y por lo tanto no los solucionen. El capitalismo que está acabando con la naturaleza no es cuestionado por la fábula de Greta. El planeta se muere y siguen con su Pan y Circo. Cinismo absoluto.

La televisión, la prensa, la industria cultural, están en manos de monopolios privados en el capitalismo: esos monopolios suelen también tener capital en el complejo militar industrial, en el agroindustrial, en la industria química y farmacéutica, etc… Todo lo anterior explica el porqué los medios masivos no televisan a nadie que cuestione realmente sus intereses: nadie que cuestione la perpetuación de este sistema, que cuestione al capitalismo, recibirá tal hyper-mediatización.

La depredación de la naturaleza se debe al modo de producción capitalista: el agroindustrial intoxica la tierra, la megaminería devasta montañas y ríos, etc. El sobreconsumo es un fenómeno teledirigido por el aparato cultural del capitalismo, por el bombardeo publicitario. La Obsolescencia Programada, mecanismo perverso de envejecimiento prematuro de las cosas, implementado adrede en el modo de producción capitalista, también le garantiza a la burguesía que las masas sobreconsuman, porque así es que la burguesía llena sus arcas: en base a la explotación contra las y los trabajadores y en base a la devastación contra la naturaleza.

No hay solución a la devastación de la naturaleza dentro del capitalismo. Ante la tragedia palpable de continentes de plástico flotando en los océanos, de la deforestación vertiginosa de bosques milenarios, de los glaciares depredados, de las napas freáticas y ríos contaminados y desecados, de cordilleras rebanadas por la mega minería, del uranio empobrecido con el que el complejo militar industrial bombardea regiones enteras, de los niveles de CO2 en claro aumento, el cinismo de los amos del mundo es descomunal. Cómo si plantearan lo siguiente:

«No se puede tapar el sol con un dedo, es decir ya es inocultable la devastación del planeta que los grandes capitalistas estamos perpetrando; ahora bien, lo que sí se puede hacer para seguir depredando y capitalizando, es mentir sobre las causas profundas y sistémicas del problema. Lo importante es que no se nos señale a nosotros como los responsables, que no se nos señale a los propietarios de los medios de producción, los que decidimos qué se produce, bajo qué condiciones y a qué ritmo, los que nos enriquecemos mediante el saqueo de la naturaleza y mediante la plusvalía que le sacamos a las y los trabajadores, los que decidimos cómo debe comportarse la población, ya que la inducimos al sobreconsumo que nos enriquece a nosotros, y la inducimos a no cuestionar a este sistema que tanto nos conviene a nosotros como minoría dominante. El fingir que nos preocupa el planeta, dará muy buenos réditos, basta con una buena operación de propaganda a nivel mundial, que se nos vea escuchando a algún símbolo que habremos creado previamente, algo que no nos cuestione como clase dominante, como clase explotadora, y que no cuestione en definitiva este sistema».

Pero la gangrena no se cura con tiritas, y obviamente la depredación del planeta no se frenará con los placebos que el mismo sistema ofrece para encausar el descontento social hacia callejones sin salida.

Greta y su grupo apelan a las supuestas «cualidades morales» de los amos del mundo, apelan a su supuesta «buena voluntad»; una vez más entramos en la fábula anestesiante que finge ignorar que en el capitalismo la acumulación de riquezas la perpetran los grandes capitalistas de dos maneras fundamentales: la explotación contra las y los trabajadores y el saqueo de la naturaleza. En esta fábula del GreenWashing (lavado verde) se plantea fraudulentamente la existencia de un supuesto «capitalismo verde», algo totalmente imposible por la lógica misma del sistema. No es posible un «capitalismo verde», como no es posible un «capitalismo con rostro humano», como no es posible un león vegetariano. Y eso simplemente porque cuando hablamos de este sistema económico, social, político y cultural que es el capitalismo, hablamos de los mecanismos inherentes a su lógica: ca-pi-ta-li-zar.

Y a los que vengan con el fraude de que “los países nórdicos son grandes ejemplos de capitalismo bueno y verde”, decirles que mejor se lo pregunten a una víctima de las masacres que las grandes empresas nórdicas han fomentado en el Congo para poder saquear hasta la médula el Coltán y otros recursos. ¿Les suena de algo Ericsson, Saab, Volvo, Bofors (armas), Nammo (armas), Kongsberg (armas), Ikea, H&M, etc? Ni muy “verdes” ni muy “humanas” en lo que a explotación y devastación contra las y los trabajadores y contra la naturaleza se refiere. ¿Ah, que si se logra externalizar fuera del país toda la cloaca de las prácticas que enriquecen a una multinacional, entonces no se toma en cuenta dicha cloaca? ¿Y la faraminosa cifra de negocios de las empresas suecas, noruegas y finlandesas en base a la venta de armas, y su lucrativa participación en toda nueva invasión de la OTAN, tampoco será mostrada en la fábula, no?

No es posible un «capitalismo verde», como no es posible un «capitalismo con rostro humano», como no es posible un león vegetariano. Porque la explotación y la depredación son inherentes al capitalismo. Ahora bien, lo que sí es posible, es maquillar el mismo rostro inhumano y nada verde del capitalismo, con toneladas de maquillaje para que parezca lo que no es. Pero un león con una máscara de zebra, no será nunca vegetariano como el personaje de su máscara, así como un sistema como el capitalismo, no será nunca «verde» como las máscaras que de sí mismo mediatiza el mismo sistema. Grandes multinacionales energéticas, depredadoras por excelencia de la naturaleza, arboran logos de colibrí o de fauna marina. La BMW y un banco suizo financian el barco con el que Greta surca los mares: ¿Será entonces menos poluyente, menos infame, el proceder de la BMW o del banco suizo?

Por otra parte, en el discurso del GreenWashing se culpabiliza a todos por igual, y al final… «si todos somos culpables nadie lo es de manera específica», lo que es una manera de diluir responsabilidades, de no señalar a los principales responsables de esta barbarie: los grandes capitalistas, la burguesía transnacional.

Es verdad que el sobreconsumo no se limita a la burguesía, porque si bien esta puede consumir muchísimo más y genera un despilfarro brutal, la clase explotada también ha sido alienada por el bombardeo publicitario, para llevarla a sobreconsumir, aún a costa de contraer deudas. Pero una vez más, hay una cuestión de clase: porque es la clase explotadora, la que posee los medios de producción y propaganda, la que impone su hegemonía ideológica y cultural a todo el planeta, es la clase explotadora la que aliena a la clase explotada a través de los medios masivos de su propiedad. Es mediante la alienación que la clase explotadora dirige a la clase explotada hacia el sobreconsumismo, la dirige mediante el bombardeo publicitario y mediante los paradigmas que impone el aparato cultural del capitalismo (individualismo, consumo presentado como «compensatorio», noción de “éxito” relativa al tener y no al ser, etc). La Obsolescencia Programada (envejecimiento prematuro de las cosas) también les garantiza a los grandes capitalistas que las masas sobreconsuman, para llenar sus cuentas bancarias mientras devastan al planeta.

En el 2019, las 26 personas más enriquecidas del mundo tienen la misma riqueza con la que malviven los 3.800 millones de personas más empobrecidas, la mitad de la población mundial (Oxfam). Un puñado de multimillonarios posee los principales medios de producción y medios de propaganda y difusión. El 1% de la población mundial posee el 82% de la riqueza mundial. La base de datos de consumo de energía eléctrica per cápita, evidencia que son Europa, Estados Unidos, Canadá y demás metrópolis capitalistas, las que consumen, y de lejos, la inmensa mayoría de la energía consumida a nivel mundial.

En el discurso de la Máscara Verde, se equipara la depredación que cometen los grandes capitalistas, las gigantescas empresas que secuestran ríos enteros para la mega minería, con los pueblos que son sus víctimas. Se equipara a víctimas con victimarios en ese abyecto discurso del “todos somos culpables”, que no hace distinción alguna, ni de clases sociales, ni entre el puñado de países que consumen el 80% de los recursos del planeta (Estados Unidos, Europa, Canadá, Japón, Australia y demás metrópolis capitalistas) y todos los demás países del mundo (la inmensa mayoría) que sobreviven con el 20% restante. En el discurso de la Máscara Verde no se habla de metrópolis capitalistas que sobreconsumen, versus periferias capitalistas que son concebidas por el capitalismo transnacional como meras «bodegas de recursos» y saqueadas hasta la médula, con un impacto ecológico devastador y un impacto social de empobrecimiento, tampoco se dice que el saqueo es perpetrado asesinando a toda persona o comunidad que alce su voz contra el saqueo capitalista.

Se equipara a las multinacionales depredadoras con los pueblos que éstas exterminan. Tomemos como ejemplo lo que cometen la Anglo American, la BHP Billiton y la Glencore al desviar todo un río para usar el agua en la mina de Carbón más grande del mundo, la mina del Cerrejón en Colombia, lo que causa sequía, ecocidio, hambruna y Genocidio contra uno de los principales pueblos indígenas de Colombia: los Wayú. Más de 14.000 niños Wayú han muerto de hambre y sed por causa del saqueo capitalista que perpetran esas tres multinacionales. El carbón que se extrae por toneladas, es encaminado hacia Estados Unidos y Europa principalmente. Así que no, no somos «todos culpables por igual». No es igual de culpable una familia trabajadora que un capitalista. No es igual de culpable la multinacional Glencore que el pueblo Wayú padeciendo exterminio. No son culpables las y los miles de luchadores sociales, ecologistas verdaderos, que son asesinados a diario por las balas de los sicarios del capitalismo transnacional; pero en cambio sí son culpables los que saquean el planeta y pagan sicarios para exterminar toda oposición al saqueo capitalista.

Por nuestras muertas y muertos, ni un minuto de silencio ante la barbarie y la pantomima con la que pretenden encubrirla: más de 1500 campesinos, indígenas, afrodescendientes, ambientalistas, luchadores sociales, asesinados en Colombia por el capitalismo transnacional en cinco años, otros miles en México, otros tantos en diversos países de África, Asia y América Latina… Y nos vienen con su fábula de la niña de las trencitas, que NO cuestiona al sistema capitalista y es hyper-mediatizada, con su montaje que hiede a paternalismo eurocentrado, con su decorado que hiede a cinismo, con su teatro que hiede a fingir para que todo siga igual.

Están experimentando para ver hasta qué punto nos tragamos todos sus montajes con la sonrisa tonta, mientras que ellos, los miembros de la clase explotadora, siguen depredando montañas y ríos, océanos y bosques, siguen perpetrando ecocidios y genocidios, siguen empujando a millones de desposeídos a los caminos del éxodo, siguen transformando el planeta en un basural y a los seres humanos en alienados (y al que no se deje alienar, y pretenda luchar por fuera de los trazados de lo inútil, le asestan la bala paramilitar y militar, o la persecución política y la cárcel).

«Mientras tengamos Capitalismo, este planeta no se va a salvar; porque el capitalismo es contrario a la vida, a la ecología, al ser humano, a las mujeres», expresaba Berta Cáceres, auténtica ambientalista y luchadora social hondureña, asesinada por oponerse al saqueo capitalista. Chico Méndes, otro auténtico ambientalista, defensor de la Amazonía y luchador social asesinado para callar su voz de consciencia de clase, para intentar frenar la organización política de los desposeídos, ya señalaba, antes de ser asesinado, las imposturas del «GreenWashing» (al que por entonces no se llamaba con ese término, pero que ya existía). Contra el capitalismo y su Maquillaje Verde, también había alzado su lucha Macarena Valdés, ecologista Mapuche asesinada por defender a la naturaleza y a la comunidad, por enfrentarse a la multinacional RP Global, de capital austriaco, que promueve la energía que vende como «renovable y sustentable», tras participar del ecocidio y genocidio contra el pueblo Mapuche. Las y los luchadores contra la depredación de la naturaleza son miles, sus voces no son mediatizadas, sus vidas suelen ser cortas porque son truncadas por las herramientas represivas al servicio del capitalismo transnacional.

Y si algún país pretende nacionalizar los recursos naturales y no permitir que las multinacionales los saqueen, lo bombardean en sus guerras imperialistas, lo invaden, le introducen mercenarios fanáticos religiosos incubados desde el imperio, lo torturan, lo martirizan, le imponen regímenes sanguinarios (¿dónde están esos falsos “ecologistas” del sistema cuando el imperialismo estadounidense y europeo masacra naturaleza y pueblos en Irak, Libia, Colombia, Afganistán, Yemen, etc? Ah… Que ahí no está su seudo “protesta» ¿no?… Claro, las marionetas al teatrillo, a embaucar incautos, a hacer que las miles de personas que fueron (y son a diario) asesinadas por el capitalismo transnacional por haber verdaderamente defendido al planeta en primera línea, sean más silenciadas todavía en medio de toda la cacofonía, de la hyper-mediatización de la ficción. Pero la lucha sigue, contra el capitalismo y su barbarie; porque la cosmética con la que pretenden tapar su hedor, muchas y muchos no nos la tragamos.

12 thoughts on “El planeta se muere y siguen con su Pan y Circo. Cinismo absoluto

  1. Lo cierto es que el planeta no se muere, lo que muere (porque lo están matando, capitalismo mediante), es el medio que hace posible la vida tal y como (aún) la conocemos. Con vida o sin ella, el planeta seguirá su curso, indiferente a nuestra suicida estulticia.

  2. Artikulu bikaina. Ez kritikatzeko asmoz, ospatzekoa baizik, zera gehituko nuke: ekozidioaren aurkako borrokarik garrantzitsuenetarikoa Indian gertatzen dela, gerrika naxalitak aurrera eramana, alderdi komunista batek gidatua. Hauxe da bidea, borroka ekologista mundu-iraultza proletarioak txertatzea.

  3. Solo por comentar… No, no es el planeta el que se esta muriendo ni el que se va a morir, nuestro maravilloso y prodigioso planeta Tierra, es poderoso y versatil, ha sobrevivido a impactos gigantescos de meteoritos y cometas, o a la inversion de sus polos magneticos, o las erupciones enormes de volcanes, al desgarramiento de su suelo por la deriva de sus continentes emergidos (Pangea); a varias extinciones masivas y a otras explosiones de vida (cambricas)… Por cientos o miles de años llovio todos los dias, o sucumbio a un frio completo bajo la perpetua oscuridad de su cielo (criogenico); o todo su contrario, un calor extremo, torrido, desertico en la abrasadora luz de un inclemente sol… El planeta nuestro, el planeta de la vida, ha transitado por todos esos estados. Por lo tanto, no, no, el planeta no se va a morir.

    Lo que se esta muriendo es el capitalismo, que provoca la incitacion a la histeria colectiva, a falsificar la vision de los hechos, a desviar la atencion sobre la decrepitud de su estado y aun mas que conchambrosa condicion, El capitalismo no va a acabar con el planeta, por muy soberbio que se crea para engañarnos a todos, y someternos a todos en un chantaje; el capitalismo ensucia y contamina, pero hay y habra, y sera la vida dejandolo de lado, y olvidandonos de el… El capitalismo exige una especie de “union sagrada” para defender su existencia, cuando nuestra existencia es precissamente incompatible con ese modo y relacion social del capital.

    “El IPCC, el panel de científicos del grupo intergubernamental de Naciones Unidas, habla de un aumento de las temperaturas globales entre 1,5 y 2 grados de aquí a 2044. En el peor de los cuatro escenarios contemplados por el IPCC, dentro de un siglo la temperatura podría subir como mucho 8 grados. No hace falta discutir lo improbable de las condiciones del escenario, entre ellas la ausencia de cambio tecnológico. Ocho grados, una variación climática a la que nuestros antepasados sobrevivieron con rudimentarias tecnologías basadas en la piedra.”

    “No, no vamos a extinguirnos como especie por el cambio climático. Ni siquiera es éso lo que tendría que llamarnos la atención del peor escenario IPCC. Lo realmente terrorífico es que considera que dentro de un siglo el capitalismo seguirá siendo el modo en que la Humanidad se organice. Ese escenario es el verdadero terror. En él, los desastres medioambientales se calculan como «costes de explotación». Pero estos solo son una pequeña parte de los desastres cotidianos que el sistema crea para la Humanidad y en especial para la clase a la que explota. No, no hay que bailar el agua a las campañas «contra la extición», ni a la «cruzada de los niños». Todos estos discursos, al empujar hacia una «unión sagrada climática» con la burguesía para «salvar el planeta», no hacen sino reforzar la causa contra cuyos síntomas dicen luchar.”

    “No es hora de sentimentalismos ni ataques nerviosos. Es hora de enfrentar al capitalismo. Y no se hace con arrebatos proféticos frente a burócratas y políticos, ni con procesiones de flagelantes postulando el «decrecimiento». Se hace luchando como ahora mismo están luchando los trabajadores en Argentina o EEUU.” (1)

    Sigo por mi parte, “la alternativa al decrecimiento” es relativamente inutil al capital, y eso es debido a su propia logica. Si sabemos que el capitalismo no es esencialmente un regimen de produccion de bienes o utiles, sino un regimen de produccion de valores (a traves de mercancias); su crisis deriva precisamente de su incapacidad actual (en la actual fase de decadencia) de proseguir valorizandose; por ello esta atascado el proceso de acumulacion (y en consecuencia no hay rentabilidad, que implica la no inversion; incremento del capital ficticio o financiero, etc.); por lo tanto, no es tanto de que se produzca mucho de una bien u de otro, la solucion seria bien sencilla pues se deja de producir y ya esta; la “ecologia” lo agradeceria; el problema de fondo es que el capital tiene que “valorizar”…

    Pues bien, desde siempre se ha sabido que el capitalismo incluye en su propia logica una incapacidad, puesto que en el proceso de produccion, se produce nuevo valor, este se divide en dos partes, una, que va a pagar el valor de reproduccion de la fuerza de trabajo; y el otro valor (o plus valor), que se apropia el capital para dos cosas: una, minima, para consumo de la clase burguesa; y la otra para reintegrarlo en el proceso de produccion, para un nuevo ciclo de acumulacion, o en su defecto lo ahorra u atesora (o entra en el circuito financiero como capital ficticio). El capital se ve siempre obligado a reintegrar esa parte de valor en un nuevo ciclo, pues de lo contrario, se desvaloriza la generalidad del valor….

    Bien, lo que hay que tener en cuenta, es que el consumo (tanto de una clase como la de otra) es inferior al valor total. A ciclos sucesivos de acumulacion, el consumo o liquidacion del valor en el consumo (porque se han consumido las mercancias que lo contenian), es siempre inferior a ese valor, y se podria decir que es sucesivamente mas inferior; la brecha se va agrandando. Por lo tanto, llegara un momento en el que todo un valor creado en un ciclo de `produccion y deacumulacion, no podra ser realizado en el consumo, y en consecuencia quedara como excedente de sobreproduccion, pero precisamente como valor no realizado, como valor que se desvaloriza… A este conjunto de procesos se le denomina “crisis de subconsumo”, o tesis de subconsumo, que explica la incapacidad del capital de autoreproducirse indefinidamente, en cuanto que el consumo (de valor) es siempre inferior al valor total; impidiendo en un momento la reproduccion general del capital

    La solucion que dio el capitalismo a la situacion anterior, fue muy sencilla, tras la segunda guerra mundial, es decir, ante la insuficiencia de consumo, se amplio la base de consumo. Y es lo que ocurrio, las masas hambrientas pudieron acceder al ilusionante mundo del consumo, de la casa unifamiliar al vehiculo vacacional, de los electrodomesticos a las grandes superficies comerciales, etc…. El capitalismo glorioso de sus treinta años. El problema es que siguio persistiendo la condicion de subconsumo; y ademas de manera agravada, por una de las perlas y topicos del capitalismo, señoras y señores, la productividad. La productividad es directamente proporcional a la tasa de explotacion; es decir a mayor productividad mayor sera la explotacion a la que se ve sometida la fuerza de trabajo (desde 1980 a la fecha actual ha aumentado unas doscientas veces); pero es inversamente proporcional al valor producido, a mayor productividad disminuye el valor incorporado por unidad producida. Asi nos encontramos en una situacion historica, en la que el consumo (de mercancias) se dispara, pero el consumo (de valor) iba siendo progresivamente inferior, por lo que la situacion de subconsumo se perpetuaba y se ampliaba, provocando los mismos nefastos resultados para el capital…

    De la escuela de la socialdemocracia, pensamiento “critico” asociado, sindicalismo de salon y de calle –lo mismo da–, intelectuales de medio pelo o pelucon dieciochesco; ecologetas del oso panda, y muchos mas, hicieron ya hace unas decadas un “descubrimiento” inverosimil. Si el problema era el sobreconsumo, el consumo masivo y de masas, o de el automovil, o de las pilas o de los plasticos o de los fertilizantes o de lo que fuera, lo cual –sin duda– provoca gigantescas cantidades de basura, contaminacion y daño para la vida en el planeta, segun tales sesudos analistas la solucion habria de estar en su contrario: el decrecimiento, es decir en una reduccion adecuada del consumo, que permita restablecer “el equilibrio” ante la evidencia de que no puede existir ‘per se’ un crecimiento infinito ante un acervo de recursos limitados.

    Claro, uno se puede preguntar respecto a cual es ese equilibrio. El “decrecimiento” para el capital (‘que esta a lo que esta’) es una aplicacion a la distribucion incial del valor. Como deciamos mas arriba, todo nuevo valor se divide de incio en dos partes: una, va a cubrir el valor de reproduccion de la fuerza de trabajo; y dos, el valor apropiado por la clase burguesas. Bien, pues el decrecimiento seria, que el capital disminuye la parte destinada a la reproduccion de la fuerza de trabajo, para quedarse proporcionalmente con una parte mayor (este caso se puede visualizar estadisticamente a grosso modo en la distribucion de rentas en el PIB, entre rentas del trabajo y rentas del capital,,,, la tendencia creciente de las rentas del capital en detrimento de las del trabajo, es espantosa). Pero tal apropiacion es contraindicativa para el propio capital, si bien es cierto, que se ha minorizado el valor de reproduccion por la revolucion del plastico, de los alimentos, etc., y tambien por el incremento de la productividad; en su defecto sigue actuando la condicion de subconsumo, es mas, con el decrecimiento se hara aun mayor y gravosa, al disminuir la parte de valor consumida frente al valor total producido, la brecha diferencial no solo no se acorta sino que se agranda, y suenan las alarmas, la acumulacion de capital se paraliza y comienza la desvalorizacion de capital (iniciandose por la destruccion de capital ficticio, mediante quiebras de bolsa, bancarias, fondos de inversion o bitcoins o metales o inmobiliaria, etc.).

    Del mismo grupo de pensadores organicos( del liberalismo a la socialdemocracia), encontraron una solucion adicional, puesto que si el decrecimiento no solucionaba la condicion de subconsumo, o no era suficiente, establecer una renta minima de ingresos. Es decir, si el capital no puede continuir incorporando continguentes de fuerza de trabajo, ampliando el ejercito de reserva en un desempleo no de larga duracion sino perpetuo; con el cual se ha regulado siempre el valor de esa misma fuerza de trabajo. El capital dispone de tal masa de fuerza de trabajo no utilizada, con una nueva funcionalidad, ser un regulador de consumo, mediante su sufragio por medio de una renta minima de ingreso; a efectos de favorecer el proceso de acumulacion, mediante un consumo mayor o menor del valor producido. Es decir, para que el capital siga reproduciendose en subsecuentes ciclos.

    Ademas, como lo señalaron pensadores socialdemocratas desde hace decadas, la renta minima tiene una virtualidad, a saber, que es relativamente sostenible mediante una redistribucion fiscal a traves del Estado. Si sabemos que la carga fiscal recae en mas de un 80% sobre las rentas del trabajo; se deduce que va a ser a partir de la parte del valor de reproduccion de la fuerza de trabajo empleada en el proceso de produccion, donde se va a ampliar el volumen de consumo, mediante el efecto multiplicativo de tal renta minima, Pero es que ademas, implica que para el capital no supone ningun “gasto” mas, pues no la sufraga ni en los salarios de la fuerza de trabajo ni en sus ganacias. Una maravilla, esto de la renta minima, vamos. Pero, volvamos a preguntarnos la cuestion que comentamos, ¿sera la solucion al subconsumo?, respuesta corta, no. Porque se sigue confundiendo produccion de mercancias y produccion de valor; al sufragarse con el valor de reproduccion de la fuerza empleada, no cambia la distribucion del valor total producido; desde luego, que intensificara y ampliara las bases generales de consumo, pero en cuanto a valor consumido, seguira siendo mas o menos el mismo, apereciendo la condicion inicial de un valor creciente que no puede ser integrado en el proceso de produccion, para valorizarse nuevamente en otro ciclo de acumulacion.

    Volvamos al “equilibrio”, esa es la pregunta basica, ¿de que equilibrio estamos hablando?. De algo muy sencillo, del equilibrio entre produccion y consumo, es decir, que todos los bienes producidos sean consumidos, o bien almacenados para un ciclo siguiente de consumo. Mas sin embargo, lo que provoca la reiterada condicion de crisis, de inviabilidad y en definitiva de ecocidio o contaminacion o atentado contra la vida en el planeta, es el capitalismo por la esencia de su naturaleza productiva, es decir
    de crear valor que se valoriza. No puede sostener indefinidamente la ecuacion de equilibrio, porque para valorizarse requiere procesos crecientes de nuevo valor, porque de no hacerlo simplemente muere, de modo creciente el consumo sigue siendo insuficiente para realizar todo el valor producido.

    La solucion a lo anterior para restablecer el equilibrio entre produccion y consumo, es sustraer el tercer en discordia, es decir, el capitalismo y su necesidad de valorizacion. De no hacerlos continuaremos con lo mismo de siempre. Y para ello, se requiere desmontar todo los elementos de reproduccion social del capital, a saber, la relaciones mercantiles a saber, produccion bienes o valores de uso unica y exclusivamente; por lo tanto, frente al mercado una redistribucion organizada socialmente mediante procesos de planeacion; abolicion de la propiedad si no hay mercado no se requiera propiedad ninguna porque no hay ganacia comercial posible; pero es que para matar al capital de verdad es imprescindible abolir el trabajo asalariado —ese valor de reproduccion– etc., etc., la produccion se ajusta al consumo, y sin mas. En esa hipotetica sociedad lo sobre es el capital, hay es cuando se recobra el equilibrio no solo de la produccion y el consumo; sino con el uso de los recursos naturales, porque buena parte de la produccion capitalista es en gran medida superflua (por su misma condicion) ya que tiene que deformar el consumo para valorizarse.

    Ni esto ni lo otro, sino todo lo contrario.

    Saludos.

    ———————————————————–

    Adicional:

    El pasado 1 de agosto (2019) fallecio en Donostia, uno de los excepticos mas conocidos del panorama mundial, geografo y climatologo, Anton Uriarte, autor de diferentes obras dedicadas al estudio del clima a lo largo de muchas decadas. [ https://es.wikipedia.org/wiki/Antón_Uriarte ]

    A traves de su blog CO2 [ http://antonuriarte.blogspot.com/ ] popularizo durante varios años sus respectivas tesis y opiniones respecto al denominado ‘cambio climatico’: el CO2 es bueno para la expansion de la vegetacion y de hecho esta aumentado la masa forestal; el planeta a atravesado situaciones de mayor temperatura que las actuales o previstas; si se reduce el hielo en el Artico, al mismo tiempo aumenta la banquisa en la Antartida, etc.

    Ponencia (2008) en el Ateneo Guipuzcoano (Donostia) organizado por Ingeba (Instituto Geografico Vasco):

    El cambio climatico. Anton Uriarte.

    El cambio climatico (continuacion). Anton Uriarte.

    _________________
    notas:

    (1).- Blog Nuevo Curso. Cumbre del clima. https://nuevocurso.org/cumbre-del-clima/

    • Cuando se dice el planeta se muere, nos referimos (creemos, esperamos) a esta versión del planeta, a la que ha sido hasta ahora lo bastante estable como para albergar humanos, delfines y mariquitas, entre otras muchas especies familiares. Sí, seguramente medusas y cucarachas sobrevivirán a la extinción antropocénica, pero eso nos importa bien poco si la Humanidad en particular se extingue.

      Hablar del fin del capitalismo es a la vez correcto e incorrecto, porque parece asumir que el capitalismo se acabará y dará lugar a otra cosa, presumiblemente mejor, por sí solo. No, si no destruimos el capitalismo los seres humanos, el capitalismo nos arrastrará a la especie en su final. Se acabará, sí, pero porque la Humanidad se habrá extinguido.

      • El capitalismo es tan pretencioso que se cree que acabara con el planeta, pero que va a ser que no. Esta viviendo en una fase de decadencia, que en nuestro tiempo vital personal se nos hace muy larga, pero que no es para tanto (la decadencia romana duro siglos). La humanidad y el planeta lo sobreviviran, porque esta basado el capital en una patraña, pero que en su interior esta fracasando estrepitosamente, donde se habia visto tasas de interes negativos, o anulaciones del dinero en efectivo —inpidiendo una de las circulaciones monetarias o la masa M1–, ; o mil y una medida mas que se inventaran a cada cual mas escandalosa o estrambotica (estaban hablando en fecha reciente aquello de Bernanke, parafraseando a Friedman, aquello de tirar dinero desde helicopteros para que la gente gaste y consuma). Hace unos años hubo algunos ecologistas que sugirieron “prohibir” la tabla periodica (“llena de contaminantes”) y ahora quieren suprimir el dinero-dinero [cash] en el capitalismo. De aberracion en aberracion. La pantomima tendra un final, porque todo tiene que acabar…

        La vida y la humanidad prevalecera ante el capital, claro que si… Ante las histerias, guardar la calma, y no exponerse a la furia ciega de las hordas de fanaticos que van a soltar en la vida social.

        Y no es tanto de que al capital hay que acabarlo, el mismo actua por si mismo (es una relacion social y una fuerza objetiva e historica) y se esta ahogando es su propia tendencia interna. Lo que venga despues pues quien sabe… ojala se un mundo realmente libre, humano y limpio…

        • No es el capitalismo el que lo cree, es la ciencia, que no es lo mismo. No puedes hacer comparación con ninguna situación histórica ni prehistórica previa porque no ha habido nada igual desde al menos el final de la Edad de Hielo.

          El pretencioso es quien cree que podemos “liberar las fuerzas productivas” sin control (como ocurre bajo el capitalismo) y sin pagar un coste terrible por ello.

          El problema de los ultra-marxistas (más marxistas que Marx) es no entender las limitaciones de Marx. Por lo general, y excluyendo manuscritos póstumos en los que sí que puede apuntar a un reconocimiento incipiente de la contradicción ambiental, Marx, como todo el mundo en su época no era capaz de entender la dialéctica capital-naturaleza. Una de las razones es que Marx se basaba en gran parte el economista burgués Ricardo, que sería muy listo para su tiempo pero que no deja de tener muchas limitaciones por partida doble: por burgués y por novecentista. Para Marx, como para Ricardo, Smith y Locke, la única fuente de riqueza es el trabajo humano y esto es un error fundamental en el entendimiento de la economía y de su hermanita menor con trenzas, la ecología.

          Parece ser que Marx eventualmente (Marx no es monolítico: evoluciona, como todo dios) empezó a atisbar este otro problema del capitalismo: la explotación de la Naturaleza y sus consecuencias, pero era ya muy viejito y se murió.

          Luego vendrían Lenin, Stalin y Mao con su desarrolismo periférico, con su capitalismo sin capitalistas (capitalismo de estado radical, ultra-Reinischekapitalismus), y os confundirían aún más con su interpretación ultra-marxista (meta-marxista, trans-marxista, lo que sea) y una serie de catástrofes ecológicas derivadas, como la destrucción del Mar de Aral y Chernobil. Uy, vaya, resulta que el desarrollismo salvaje, que sólamente reemplazar el capitalismo burgués por el capitalismo de partido (único, sin críticas ni críticos) no es suficiente para evitar los problemas sino todo lo contrario. Cataplof! Kamarraden, kon kuidaden…>> https://youtu.be/z1745Nqdego

          Y eso del Mar de Aral y Chernobil fue sólo el principio, por así decirlo (no sé cuál es el principio, quizá la deforestación de Madeira y su reconversión en plantación esclavista primero y luego en destino turístico terciarizado?) Los problemas más graves son estos que enfrentamos ahora: calentamiento global acelerado y catastrófco por supuesto pero muchos otros: plástico por doquier, devastación de los océanos por la pesca de arrastre industrial, destrucción de las selvas para plantar soja, aceite de palma y vacas, y un larguísimo etcétera que ni quiero ni puedo pormenorizar.

          Pero es el calentamiento global, causado por la quema masiva de combustibles fósiles, el peor de todos los peligros, un peligro ya activo (muere un glaciar cada semana o así, un pequeño “Mar de Aral” diario, por así decirlo) y que amenaza directa e indirectamente la mera supervivencia de la Humanidad. No habrá mundo mejor alguno si no paramos esto, y no pararemos esto sin destruir el capitalismo (burgués y de estado, lo mismo da), sin establecer el ecosocialismo.

          La cuenta atrás ya ha comenzado.

    • Lo de la chavala es que tiene tela marinera… parece que hace un tiempo en Suecia un lobby ecologeta la selecciono en un casting (de entre varias chavalas que se presentaron) para realizar una performance caqllejera que consistia en quedarse sentada en la calle con la pancarta. Posiblemente la seleccionaron por padecer la chavala sindrome de asperger y tener expresiones faciales con muy poca expresividad (o con su maxima expresividad); el padre actor metido ahora a manager, parece ser que le enseña la tecnica de expresividad y actuacion para leer los discursos, y claro luego sale lo que salen (el discurso en la ONU fue muy expresivo).. Dicen ¿activista?, ¡que va!, montaje para toda la operacion de eco-imperialismo pan-europeo y aledaños. Detras de ella un mogollon de lobbys de la socialdemocracia, de los ecologetas, de las compañias de hipotetica energia limpia, o de las nucleares (que no estan inmiscuidos en el calentamiento), es un inmenso negocio con muchos mercados a usufructuar…

      Esperemos que la chavala Greta no salga muy tocada del ala, de toda la experiencia que esta viviendo, y ojala le vaya bien. Pero eso de que le estan robando su infancia, pues la verdad, precisamente ella pues como que no, los paseos en el yate del principe de Monaco, y la travesia por el Atlantico…

      Que bueno, que lo que importa no es el personaje sino el mensaje. Las “impresionantes” movilizaciones las organizan los Estados, como actividades extra-escolares, a la que asisten los chavales de modo obligatorio, aunque lo hagan con muchas ganas y se lo pasen muy bien,,, ¿lavado de cerebro?. no que va.

      Una operacion de control social, bajo el regimen de la dictadura ecologica, cargada de histeria colectiva, quien ose criticarla sera satanizado.. Como cuando los nazis empleaban a los niños para espiar a los padres, en la inocencia.

      ¿Que es lo que viene?, tras toda la carga histerica como vaselina de legitimacion ya estan fabricando los impuestos verdes para llenar las arcas del Estado para penetrar hasta el ultimo escondrijo de la sociedad… En Alemania, el impuesto sobre la carne, se puede pensar que sera en virtud de que las vacas se tiran muchos pedos y sobrecargan la atmosfera de metano, lo cual tambien sera parte del cambio climatico (¿ a saber?), pues bien, impuestos al canto, la plebe va a tener mas dificultades a futuro de acceder al consumo de proteinas, tendran que llenar sus vacios digestivos con mayor cantidad de hidratos de carbono (cereales al por mayor y glutamatos varios) para que ademas el aborregamiento mental sea aun mas profundo y extenso…

      En la Comunidad Autonoma Vasca ya han empezado con lo de las multas para quien se equivoque en la separacion de basura, que mejores aliados que los propios niños, si el aita se equivoca puede chivarse con los municipales, ¿quien sabe?, ¿al que mas se chive, de casa o de los vecinos, le regalaran un geranio?.

      ¿Alguien se acuerda de por qué se iniciaron las movilizaciones de los chalecos amarillos? ¿aquel impuesto ecologico de Macron sobre la gasolina?.

      Detras de la ideologia ecologista existe una aplicacion practica para el capital, que no trata salvar el mundo ni la vida ni el planeta ni cosa que se le parezca, sino de “cerrar filas” tras de si, en una paranoica “union sagrada de la ecologia” y al grito milenarista de “el mundo se va acabar”, puedan las diversas fracciones burguesas como las europeas se doten de legitimidad para acceder a recursos “que deben de estar al cuidado y servicio de todos·” o de ellos, o bajo su control, de algun modo quien controla los recursos regula sus precios.

      Se puede plantear la cuestion de si este capitalismo verde tendra algun posibilidad de solucion para los problemas que encierra la crisis del capitalismo. Mi respuesta es que no. Que no hay salida de ninguna de las maneras. Para lo que servira sera para evolucionar el capitalismo hacia formas de neo-fascismo, envueltos en grandes dosis de ecologismo, feminismo, o de lo que se quiera, para tener una sociedad aun mas sometida y aplastada.

      Lo estan diciendo abiertamente, aqui un opinador aleman:

      Klimawandel stoppen – Sonst bleibt nur noch die Ökodiktatur

      [Traduccion: “Detener el cambio climático: de lo contrario, solo queda la dictadura ecológica” ]

      Publicado el 08.10.2018
      Norbert Lossau

      “Los expertos sospechan que sus advertencias no serán respondidas esta vez. Sin embargo, debido a que la resignación y el cinismo no son opciones, están experimentando un cambio de paradigma que proporcionará tiempo adicional para salvar al mundo. “Emisiones negativas” es la palabra mágica.”

      “La lógica: si no logramos reducir las emisiones a tiempo, entonces tenemos que extraer el CO 2 que se ha liberado a la atmósfera. Solo entonces podría alcanzarse el objetivo de 1,5 grados. Los investigadores vuelven el reloj climático mundial de cinco a doce, probablemente una última vez.”

      “Una forma obvia de lograr emisiones negativas es plantar árboles. Pero incluso a gran escala, no sería posible alcanzar los valores objetivo especificados. Es posible eliminar el CO 2 del aire por medios técnicos, pero es costoso y costoso.”

      “Sería menos costoso no liberar dióxido de carbono a la atmósfera, que volver a extraerlo más tarde con un alto coste de energía. De lo contrario, el cambio climático político amenaza con la dictadura ecológica.”

      https://www.welt.de/debatte/kommentare/article181807960/Erderwaermung-Klimawandel-stoppen-Sonst-bleibt-nur-noch-die-Oekodiktatur.html

      En conclusion: de ahora en adelante todo cristo ecologista por cojones, si no ya sabe lo que le espera, de multas a los rechazos hasta sociales y familiares… un poquito mas carcel y trabajos forzados.

      Y lo de Greta es lo de menos, es un personaje de otros muchos que ya habian probado antes, y otros tantos que estan saliendo en otras partes del mundo, al grito culpabilizador de “me debeis un futuro !!!!”.

    • Cuando decimos “el planeta se muere” nos referimos al planeta tal y como lo conocemos históricamente. Existe una posibilidad de que haya un efecto invernadero incontrolado extremo y que el planeta se muera del todo, se convierta en un nuevo Venus, pero por lo general se considera negligible.

      No sé que relevancia puede tener el pensar que el planeta en un sentido muy genérico sobreviva y dentro de miles o millones de años recupere la biodiversidad tras la gran extinción antropogénica. Decir que “el planeta no se muere” es trivial en la mejor de las interpretaciones (es una frase de geek purista ultracientífico) y falso en el peor (es un intento de manipulación y lavado de cara a un problemón enorme, a la crisis más grave que jamás enfrentó la humanidad y las especies animales y vegetales que nos han acompañado).

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Aldatu )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Aldatu )

Connecting to %s