Home

 

71EGf8ldvEL._SL1500_

Autor: Borroka garaia da!

La prioridad de toda burguesía es amasar dinero como no podría ser de otra forma. Es a partir de esa base de la que se trazan posteriormente las políticas y las apariencias necesarias para tal fin. En Hego Euskal Herria es el estado español el que proporciona las leyes y el monopolio de la violencia necesario para que la burguesía vasca se desarrolle y explote a la clase trabajadora vasca.

La burguesía vasca al contrario que otras burguesías que se elevaron a clase nacional burguesa para constitutir un estado que les favorezca no tuvo ese proceso sino el contrario, fue parte del proyecto constituyente español. De esta manera, cuando las clases populares vascas perdieron las guerras “de las provincias vascongadas”, llamadas carlistas por la historiografía española, aceptaron de buen gusto el botín y los tratados económicos impuestos por el vencedor: Concierto en vascongadas y convenio en Nafarroa Garaia. Sin embargo, también tuvo y tiene su punto de contradicción. Por una parte la burguesía vasca necesita al estado español para ser estable y por otra parte necesita buenos acuerdos para gestionar con autonomía los diferentes tratados para que supongan un mayor beneficio de cara a la gestión por la burguesía vasca. Esta es la base del autonomismo vasco: Un proyecto de la burguesía que “se hace española” por interés y que se diversifica en dos vertientes: El “navarrismo” español y el “nacionalismo vasco” español. Es decir, el acomodamiento post-carlista.

El independentismo vasco fue en un principio una respuesta popular a todo ello, solo que al carecer de una conciencia de clase definida y al ser absorbido estructuralmente por la alta burguesía, especialmente por el magnate multimillonario Ramón de la Sota, dejó tocado de muerte cualquier proyecto independentista en el PNV. Por lo que desde que murió Sabino Arana (1903), apartaron a Kondaño (1906) expulsaron a Luis Arana (1915)se conforma Aberri (1921), ANV (1930), Jagi-Jagi (1934), Ekin – ETA (1958), EGI – Batasuna. (1972). A lo que habría que unir el corte del cordón umbilical por parte del sindicato ELA y la separación de EA. Es decir, triunfa el acomodamiento post-carlista español en el PNV debido al interés burgués y según la clase trabajadora va cogiendo conciencia de su propia clase se desgaja del autonomismo.

El punto culminante del principio de la toma de conciencia nacional de clase llegaría en los 60. Década donde se produce la fusión más profunda entre lucha nacional y de clase produciendo en los siguientes años un resurgir nacional vasco a manos de la clase trabajadora y el surgimiento de la izquierda revolucionaria abertzale moderna con la independencia y el socialismo como objetivos.

Pese a que estamos a 2018 la realidad material vasca no ha diferido en cuanto a su esencia fundamental: No se puede constituir una clase nacional burguesa vasca porque ya está constituida como española, y sus intereses y suerte corren de la mano del estado español. Debido a que un estado es el control territorial por una clase social con las demás en grado de dependencia, el único margen posible para la independencia vasca es una clase trabajadora dirigente. He ahí la dificultad máxima del proceso independentista vasco: Que la independencia de Euskal Herria supone una derrota de la burguesía y he ahí también la explicación última de todos los fracasos cosechados hasta ahora: La incapacidad por una insuficiente fortaleza del bloque nacional trabajador vasco derivado de un falta de confianza en las propias fuerzas y las que se puedan desatar, lo cual crea una dependencia a factores externos.

Ante esa incapacidad, el derrotismo o el mero oportunismo puede llevar a insistir en el mismo error histórico de intentar una conciliación de clases como punto de inflexión nacional (que siempre acaba en más autonomismo y en más debilidad para la clase trabajadora) y promocionar mecanicismos desde otras realidades que no se ajustan a la vasca o por el contrario puede analizar cuándo y porqué se han dado avances y victorias en la historia de nuestro pueblo y más concretamente del proceso revolucionario y a partir de ahí trazar los pasos necesarios para ese bloque nacional de la clase trabajadora vasca que ineludiblemente chocará con la burguesía interna además de con los estados ocupantes, y es precisamente en ese choque donde se crearán las condiciones necesarias de donde puede nacer la flexibilidad táctica para avanzar sin amortiguar rebeldías y generando nuevos y nuevas independentistas y socialistas. Txiberta, Lizarra-Garazi… se fueron para no volver o más bien nos dieron un baño de realidad. Que algunos viejos  lo acepten ya y dejen paso a los  y las jóvenes, y a un independentismo de clase sin cadenas ni hipotecas.

2 thoughts on “Volver al regazo del PNV o cortar el cordón umbilical

  1. Eskerrik asko hain garbi adierazteagatik pentsatzen dudana. ‘Que algunos viejos lo acepten ya y dejen paso a los y las jóvenes, y a un independentismo de clase sin cadenas ni hipotecas’

  2. La burguesía vasca al contrario que otras burguesías que se elevaron a clase nacional burguesa para constitutir un estado que les favorezca fue Y SIGUE SIENDO parte del proyecto constituyente español.

    El estado colonial ese, la spain-entelequia, le garantiza el control, la administraciòn y la represi[on de los movimientos sociales màs peligrosos y, en su caso, de los movimientos obreros.

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Aldatu )

w

Connecting to %s