Home

Autor: Borroka garaia da!

Primero fue el ya olvidado Partido Republicano Nacionalista Vasco. Después Luis Arana Goiri, co-fundador del PNV, llegaría a formar parte del Aberri de Gallastegi. Fue expulsado, luego readmitido. Seguirían Jagi-Jagi y EAE-ANV. En 1936 Luis Arana Goiri, mandó una carta a la dirección del partido renunciando finalmente a formar parte de éste debido a la participación jeltzale en el gobierno español. Décadas después vendría Ekin, luego ETA, que también mandó una carta pero al PNV de Aguirre. Más tarde Egi-Batasuna. Y más tarde aún EA. La despedida de ELA fue lenta pero irreversible.

Todos los que intentaron cambiar al PNV desde que fue co-optado por el sotismo acabaron marchándose sin haber podido realizar tal tarea. Estamos hablando de un ciclo que prácticamente abarca un siglo.

Este ciclo ha traído dos consecuencias evidentes. Algo parecido a lo del tengo dos noticias, una buena y otra mala. La buena es que se ha podido conformar un eje patriota de izquierda que está destinado a ser el motor hacia la liberación nacional y social vasca. La mala , que este proceso histórico ha dejado un poso que aún hoy en el 2015 es capaz de inmovilizar a buena parte de ese eje patriota de izquierda. Debido a que, y dicho sintéticamente, aún persiste el pensamiento mágico de la “unidad abertzale”, entendida como la unidad de la “casa común” y concretamente de la unidad entre la izquierda abertzale y el PNV como única vía factible y posible para liberar Euskal Herria. Éste ha sido, aunque no el único factor, el que explica el porqué de la crisis actual que sufre el proceso de liberación nacional vasco y la propia izquierda abertzale. Y posiblemente de alguna que otra crisis anterior.

Este pensamiento mágico de “unidad abertzale” que está basado en el idealismo con fuerte componente mecanicista, se alimenta además de una doble creencia. Por una parte, que el PNV tenga interés en la independencia y por otra parte, de la teoría de cierta influencia maoísta aunque su origen real viene de los procesos históricos independentistas frente a España en América, que fue adoptada por casi todos los movimientos de liberación nacional principalmente en América latina y que se importó en Euskal Herria hace décadas. Esta teoría afirma que la burguesía o la pequeña burguesía nacional se pueden ver arrastradas hacia la liberación nacional por la clase trabajadora.

Claro que el problema del mecanicismo, reside precisamente en su mecanicidad. La metrópoli de las colonias españolas en América ejercían una fuerte presión sobre las burguesías nacionales a las cuales no les salía rentable su situación y en muchos casos se producían procesos de radicalización o incluso desclasamiento poniéndose al servicio de la clase trabajadora y sus intereses objetivos tanto nacionales como sociales. Pero.. este no es el caso de Euskal Herria, muy especialmente hoy en día, donde la burguesía vasca y sus intereses corren de la mano del interés del capitalismo español del cual son partícipes y beneficiarios. Tanto la burguesía clásica españolista como la vinculada al PNV. Esta es la única razón por la que el PNV está incapacitado para desarrollar cualquier proceso de independencia. Estando cubiertos sus objetivos estratégicos con autonomía, conciertos y convenios.

Por supuesto, los halcones del PNV son conscientes de todo esto y alimentan también el pensamiento mágico de la “unidad abertzale” a conveniencia para resituarse según los contextos y épocas diferentes para no perder centralidad sabedores de que el cordón umbilical de partes de la izquierda vasca no está completamente roto.

El independentismo en Euskal Herria viene del desprendimiento de la esfera de influencia de clase burguesa del PNV (la toma de conciencia de clase en diferentes niveles) y de la esfera del españolismo. Ese desprendimiento de la esfera de influencia burguesa del PNV y ese desprendimiento de la esfera de influencia españolista en estos momentos de crisis se acentúan. Como no ha existido una estrategia que visualice esto, no visualizamos un proceso soberanista y hasta el momento se ha perdido una oportunidad de oro.

Si bien es cierto que hay algunos “independentistas” en el PNV. Esos independentistas no se podrían considerar parte del independentismo si entendemos el independentismo como un movimiento en teoría y práctica encauzado a lograr la independencia. Son fuerzas secuestradas dentro del PNV y en algunos casos folclóricas.

Eli Gallastegi era profundamente independentista y estuvo en el PNV, formaba parte del sector Aberri ¿Y por qué Aberri acaba a ostias con el PNV?. Pues porque hubo un acercamiento a la cuestión social. De la misma manera que del sotismo debido a su conexión capitalista no podría dar mas que como resultado el no independentismo. Aberri estaba a favor de tomar “la bandera en defensa del protelariado vasco” pese a discrepancias políticas con el socialismo y comunismo de la época. Pero no descartaba la unidad con esos sectores para enfrentarse al bloque capitalista del que ya formaban parte muchos patronos nacionalistas vascos.“El mayor peligro para la suerte de Euskadi no estaría en el proletariado rojo español como gustan de repetir los dirigentes de CNV sino en el capitalismo vasco rojo y amarillo”. Con ANV estaríamos en las mismas, y cuando se dio la ruptura de la esfera del PNV lo fue al mismo tiempo con el nacionalismo excluyente y reaccionario y colaboracionista para dar paso al nacionalismo de izquierda. Con ETA ocurrió parecido y en pocos años ya se puso encima de la mesa el proyecto de independencia y socialismo. EA pasó del autonomismo al independentismo de la misma forma que pasó del neoliberalismo a la socialdemocracia y ELA se distanció del PNV y fue abrazando el independentismo según iba desarrollándose su defensa del trabajador vasco.

Está probado históricamente que pese a que en determinados momentos “haya independentistas” en el PNV, estos pasan realmente al independentismo como movimiento y proyecto político según se escoran a la defensa de las clases populares vascas, hacia el pueblo trabajador vasco. Y esto ocurre porque en mi opinión son correctas las teorías del nacionalismo revolucionario que dio paso al MLNV, de la misma forma que los estados español y francés encadenan a Euskal Herria , el capitalismo lo hace, por tanto cuanta mas unión con ese capitalismo haya, cuando exista interés de clase burguesa eso irá en contra del independentismo. Y no es ninguna casualidad que el bastión del independentismo lo sean las clases populares y el de la opresión nacional lo sea la oligarquía y las clases burguesas.

Se puede ser abertzale sin ser socialista, se puede ser abertzale de todo el amplio arco de la izquierda. Como la inmensa mayoría de independentistas somos. Se puede ser abertzale y ser un fascista, y se puede ser abertzale y no tener claro nada. Pero el que es abertzale y se considera independentista y como la mayoría de la población forma parte de ese 90% que es el PTV, darse cuenta que el PNV engaña a incautos haciéndose pasar por abertzale mientras sus intereses son burgueses lo cual le hace atarse al estado español que también lo es, no se va a solucionar con mas txistus sino haciendo ver que lo que interesa a la clase trabajadora vasca para su bienestar es la soberanía y un cambio social. Nos hemos pasado décadas, y yo incluido, llamando al pnv español, y no ha dado resultado porque ser vasco es muy fácil, solo hay que decirlo, si desde un principio hubiéramos situado mejor los intereses del PNV donde realmente están y explicado que significa eso a la clase trabajadora quizás estaríamos en una mejor posición pero la dependencia hacia el PNV nos va a arrastrar en mal camino y no deberíamos olvidar que se la han jugado siempre al independentismo en estos 100 años.

Más de lo mismo para la clase trabajadora que se siente española y atada al proyecto español. La soberanía y el cambio social, lo cual considero su interés objetivo, necesita de nuevos planteamientos de enganche que no se solucionan con txistu ni con seguidismo al PNV ni tampoco repitiendo paradigmas usados con el PNV en formaciones españolas, si de verdad creemos que solo la clase trabajadora vasca puede solucionar sus problemas.

Esto nos debería lleva a una vieja, porque históricamente ya la teníamos dilucidada, pero en realidad nueva forma de enfocar las cosas, ya que nunca a fondo se han llevado sus conclusiones obvias. Tener en cuenta al pueblo trabajador vasco como sujeto principal y su unidad como eje prioritario en paradigmas nacionales y sociales , no solo cortando amarras psicológicas con el PNV sino llevarlo a su desgaste total, lo cual producirá per se la unidad abertzale real del pueblo trabajador en su sentido más amplio y no acotado a partidismos ni institucionalismos ni estrategias imposibles del pensamiento mágico.

Tanto la estrategia de seducir al PNV, como la de seducir a cualquier partido español solo alarga en el tiempo la seducción de la clase trabajadora vasca para el proceso independentista y socialista que necesitamos. Y el tiempo es un factor muy importante pues las condiciones objetivas que se amontonan en diversas ventanas de oportunidad como ocurre en el ahora mismo pueden desaparecer. De hecho lo están haciendo ya,  por no tomar  la justa medida a lo que tenemos enfrente.

10 thoughts on “Nada en contra del pensamiento mágico pero tampoco a favor

  1. Muy buen artículo: clavas el análisis en mi opinión. El problema no es sólo que el PNV sea españolista con txapela (como UPN en época de Alli) sino que es burgués y su interés de clase prima contra el interés del 90% del Pueblo Vasco (o de cualquier otro pueblo, claro).

    Los partidos burgueses (en un contexto parlamentario o semi-democrático) funcionan succionando simpatías y sobre todo votos “pragmáticos” de la clase trabajadora que, por definición, es la gran mayoría. Inicialmente los burgueses querían restringir la “democracia”, el derecho de voto, en base a la propiedad y/o educación pero eventualmente tuvieron que conceder en lo del sufragio universal pero, al mismo tiempo, cobraban consciencia de que podían manipular a la clase trabajadora con discursos de patria, dios, orden, seguridad, economía o simplemente “pragmatismo”. Si fallan, pues la social-democracia (que no se puede considerar estrictamente burguesa sino mercenariado de raíz prole, lumpen-licenciados) está ahí para amortiguar el golpe y re-dirigir el proceso de nuevo al “centro” burgués tras las reformas que haya que hacer para apaciguar los ánimos.

    En Mendebalde esta bisagra la han tradicionalmente articulado PNV-PSOE sobre todo. Se ve cierta debilidad últimamente de la pieza socialdemócrata españolista, a la que se le ha visto demasiado obediente a la derecha burguesa, tanto aquí como en el estado en general, perdiendo credibilidad. Pero paradójicamente esta erosión ha favorecido en gran parte a la derecha burguesa vasca que sabe jugar muy bien al “centro” (y más aún en Navarra con esa marioneta de Geroa Bai!)

    Evidentemente acuerdos como el de Nafarroa eran necesarios porque a UPN había que echarles sí o sí. Algo parecido ha ocurrido en Gasteiz, muy discutible, en particular porque las consecuencias ya se han visto en forma de represión municipal. Pero en cualquier caso tener la ilusión de que se va poder llevar al PNV al supuesto “hogar común” abertzale, independentista, es una ilusión muy peligrosa.

    Pero está claro que mientras sepan jugar tan bien al “centro”, a presentarse como la opción “moderada” y “de sentido común” que logra que la mayoría que se autodescribe como “de izquierda” (moderada quizá) vote a partidos como el PNV que claramente se perciben como “de derechas”, será difícil desbancarles.

    Por un lado está claro que hay que evidenciar su “derechismo”, su liquidacionismo de los recursos públicos, destapar su corrupción y su totalitarismo policial, todo lo cual no es muy distinto en última instancia a lo que pasa con UPN o el PP, aunque sepan camuflarlo un poco mejor.

    Pero también hay que forjar esa consciencia de clase que es lo único que, como bien dices, puede vertebrar al Pueblo Trabajador Vasco y conseguir quizá lo que tantos anhelamos que es el socialismo y la libertad.

  2. De acuerdo, pero… Es precisamente el “nacionalismo revolucionario” el que plantea el frente nacional (aunque le ponga el apellido de clase) con la burguesía nacional(ista). V asamblea, Txabi Etxebarrieta, etc. http://www.mediafire.com/view/n8q15wf62klgyy3/IG%20formakuntza%20-%20(i.h.)%20El%20Socialismo%20vasco%20y%20el%20Frente%20Nacional%20(Txabi%20Etxebarrieta%2C%201967).pdf

    Y en esas se sigue, con el amarramiento psicológico y un voluntarismo suicida, esperando eternamente al PNV.

    • Claro pero era en los años 60 en pleno franquismo esa V asamblea, sin autonomia, concierto, etzaintza, … por lo que tenia cierta logica entonces ya que la burguesia ligada al PNV no tenia mucho de los privilegios y todo el control institucional que llego a tener despues una vez que acepto la reforma franquista. Aunque no dio nunca resultado ni se materializo ese frente nacional ni en el franquismo, que hubiera sido posible ni despues ya mucho mas dificil.

  3. Eso quiere decir que en estos casi 50 años no ha habido ningún avance teórico. El MLNV sigue con el mismo planteamiento. Sólo desde el movimiento autónomo se ha rechazó en su momento el frente-nacionalismo sin renunciar al independentismo. No cayó en gracia por lo que se vé.

    • En los 60 no existian los autonomos como tal y cuando existieron tambien tuvieron sus problema teoricos no resueltos. La IA en general y especialmente ETA no ha tenido una teoria permanente del frente nacional en su praxis. Solo sale a relucir en momentos de duda y vaivenes ligados con el reformismo. Es decir cuando las alternativas revolucionarias entran en crisis o cuando la ofensiva revolucionaria es de tal calado que el PNV experimenta como reconducirla.

      • ¿¿De verdad te parece el frente nacional una “desviación” en su proyecto? De Txiberta a Lizarra-Garazi. Ha sido una constante en el independentismo. Desde Jagi-Jagi hasta la fundación de ETA. Hoy, desde Sortu hasta Iraultza Garaia. Es un acomplejamiento brutal respecto a la casa del padre, y no querer entender en que coordenadas se sitúa la burguesía nacional de este país. Nunca van a comprometerse la independencia. ¿Y si probamos con otra cosa?

        Efectivamente, cada uno tiene sus problemas. Los autónomos eran heterodoxos ideológicamente y no tenían más programa que la propia lucha. Y se la pegaron. Pero no estábamos hablando de eso.

        • Igual soy un intruso en esta conversacion, pero me gustaria apoyar lo que esta indicando AginteaHausten, es decir, la consigna del Frente Nacional a todo lo largo del periodo historico, es interclasista, apela a un conglomerado de clases, bajo un proyecto de naturaleza busguesa (aunque pudiera estar envuelta de mucha reolucionistis democratizadora), que se podria resumir en el concepto de “revolucion popular” de los años sesenta. Con sus mas y sus menos es siempre lo mismo, de lo que se desprende que habran de esperarse unos resultados mas o menos los mismos (o sease la nulidad). La ‘independencia nacional’ es decir la independencia politica de una burguesia local, parece ser inalcanzable; es un proyecto historicamente frustado: no hay pendiente en este pais un “desarrollo capitalista de las fuerzas productivas”; o una nueva “insercion” en la division internacional del trabajo (y de reparto de capitales) o de mejoramiento de precios de exportacion. Todo eso ya lo tiene la burguesia local. Las ‘capas burguesas que se declaran abertzales no son independentistas, no se si se puede decir mas claro, y haran fracasar cualquier proyecto serio al respecto (y sobretodo si no lo pueden controlar…. ya han controlado algunas cuantas cosas). Si hay algun independencia por alcanzar es precisamente otra distinta, el orden del dia no es el pasado, sino el futuro, y ya estamos en el.

  4. El PNV no es independentista y esta es una discusion antiquisima y que ya es hora de desterrar y dar un paso mas. Ni el PNV es independentista ni sus votantes lo son. Y ya esta, esto es lo que hay. Estamos solos.

  5. Lo primero; me gusta este artículo, porque pone el dedo en la llaga de un error endémico que se ha repetido muchas veces en la historia de la IA histórica, pensar que “el PNV va a cambiar” o “hacer frente común con el PNV”.

    Sin embargo hay una cosa anecdótica que no comparto: no todas las escisiones del PNV fueron por el sotismo-autnomismo de este partido. Poco tienen que ver el Partido Republicano Nacionalista Vasco, que era una escisión “liberal” del “carlismo” del PNV original (y cercano al industrial repubicano autonomista Horacio Etxebarrieta), cuyo ideólogo Eduardo Landeta decía cosas como “separatismo, señores, es revolución” (por tanto, malo) y participó en la suscripción “popular” en honor a las tropas que aplantaron el 34-Octubre en Bilbao; con el Aberri independentista de Gallastegi (cuyos ribetes “socialistas” se exageran a menudo, era más una búsquerda de justicia social e indignación ante los resultados de las exageraciones del capitalismo, que una propuesta científicideológica de socialismo), y estos con ANV, que era mucho más cercano a colaborar con fuerzas españolas que el propio PNV (pero mucho más a la izquierda que el PRNV de Landeta). Por cierto, uno de los ideólogos del PRNV; el mencionado Landeta se metió en el PNV en los 30, pero otro, Francisco Ulacia, se metió en ANV y era muy simpatizante de Azaña.

    Pero bueno, metidos en el ajo, el artículo muy bueno. Muy bueno para desmontar precisamente ese “independentismo mágico” o el “abertzalismo mágico”. Ese abertzalismo que se piensa que “un Estado nos traerá que estemos más cerca del socialismo”, y de esa premisa justifica cualquier renuncia ideológica para estar “más cerca del socialismo” (conseguir Estado). Ahí subyace un pensamiento antidialéctico.

    1-La consigna “primero la independencia y luego el socialismo” es una consigna ingenua, totalmente despegada. Pensar que lo uno no tiene nada que ver con lo otro, que “primero es lo uno, y luego lo otro” es una congisna totalmente metafísica. No es que “primero nos quitamos de una opresión, y luego de la otra”; puesto que si “Nos quitamos de una represión” sin avanzar ni siquiera un poco para quitarnos la otra (no ya el sociaismo, no voy a pedir eso de un inicio, pero sí una revolución demo-popular, un Estado neutral o lo que sea), realmente se habrán gastado toneladas de energía combativa para legitimar el nuevo régimen capitalista vasco.

    2-El reverso aparente: Pensar que “la independencia acercará el socialismo” así, sin más, porque sí. Este segundo postulado parece totalmente diferente al anterior, en tanto que en parencia vincula ambas luchas. Pero cae en un idalismo, en pensar que “cualquier independencia acercará el socialismo”. Puede ser que sí, o uede ser que no. Si hasta ahora ha sido más posible que sí, es por la lucha ideológica que la Izquierda Abertzale histórica ha mantenido, no porque los vascos seamos “más socialistas” de por sí (que algunas teorías auzolanistas, que estableccen el “auzolan cooperativo” como régimen natural y prvativo de EH -cosa que no era ni una ni otra- tiran por ese camino). Por cierto, un bagaje ideologico que estamos perdiendo.

    Esa frase de “esque nos tenemos que juntarnos con la derecha vasca para hacer un Estado”, “tenemos que responder comopueblo”… bueno habrá que ver ¿Dirigiendo nosotros o ellos? ¿Qué ventajas reporta a nuestra clase social, la clase trabajadora de Euskal Herria una alianza puntual con la derecha? Pero se tiene como un dogma de fe.

    EN la izquierda abertzale ha habido (a veces más subyaciente, otras veces más abierto) ese pensamiento que “hay que cambiar al PNV”, para “hacer un frente nacional” y ulteriormente la frustración de “es que el PNV no quiere actuar como pueblo” para acabar gritando “PNV traidor!” ¿Traidor a qué? ¿A la clase trabajadora vasca? ¡Pero si nunca ha representado a la clase trabajadora vasca ni lo ha querido representar! Esa reacción me parece de “despechado”, de alguien que ha querido unirse al PNV o que el PNV se le una Y desgraciadamente esa visión del “frente nacional” como la panacea y ese continuo interpelar del PNV ha existido en mayor o menor medida siempre, desde Xiberta (bueno, era una situación excepcional, de acuerdo, epro acordarnos de XIberta X décadas más tarde es grave), desde las alocuciones de Monzón (buen poeta, pero no para referente ideológico), hasta Lizarra Garazi, los comunicados de los ultimos años de la organización armada y últimamente hasta Gure Esku Dago. Hasta parece que las Herri Harresiak (cuyo objetivo parece que no es evitar detenciones, sino interpelar al partido jeltzale).

    Entre la búsquda del frente nacional y el esquema de la negociación (ahora sustituida por la “aldebakartasuna” que nadie sabe muy bien qué es, porque nadie lo ha definido, pero es una palabra-tótem que sirve para todo), este segundo en vías de “socucionar el conflicto” y centrarse en ello, han llevado a la IA a la vía de la desideologización, se ha visto muy claramente con la taaardía reacción a la crisis capitalista.

    Como dice el Unai Aldasoro (profesor UPV) “la idnependencia no venddrá del frente abertzale”.. Pues eso, comodice el forero “agintea hausten” también, a ver cuándo nos quitamos el síndrome de Xiberta.

  6. Perdón, me he equivocado, en el último párrafo debí decir Unai Apaolaza y no “Unai Aldasoro”.

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s