Home

0123

Autor: Borroka garaia da!

«Aún tengo armas de cuando la guerra». Esa es la frase que soltó un antiguo anarquista guerrillero que también llegaría a entender el patriotismo del pueblo humilde. Que participó en la defensa armada de la comuna de Donostia, no se cansó de dar palos en depósitos de armas del ejército español, puso pie en tierra para defender los límites entre Gipuzkoa y Nafarroa del avance fascista, tras la derrota y entrega de armas correteó hasta Catalunya con las armas que no entregó en la mano, después se ocupó de la resistencia al nazismo en el estado francés. Y por si acaso, más tarde en las guerrillas de los makis. Ahí estaba, frente a varios refugiados de ETA en un bar de Ipar Euskal Herria. Serían a mediados de los años 60.

El arsenal estaba en un tabique, llevaba ahí como mínimo 20 años. Derribado el tabique, las armas estaban como era de esperar. Con tres metralletas inservibles se construyó una que al menos disparaba. A duras penas las demás a veces funcionaban. Sin embargo, a parte de las pocas armas que ETA había logrado confiscar a las fuerzas militares españolas, ésta fue la primera partida de armas que consiguió la organización. El pequeño arsenal de Felix Likiniano. Entregándolo como si entregara su propia herencia a sus hijos e hijas. No sería lo único que ofrecería. A parte de luchador también era escultor. Una escultura tallada de una serpiente enroscada en un hacha con la inscripción de bietan jarrai.

Embestida de toro, defensa de jabalí, huida de lobo. Esa frase que aparecía una década antes en un texto llamado “Insurrección en Euskadi” sintetizaba los fundamentos de la lucha de guerrillas, una lucha en la que Félix Likiniano había participado profusamente en el pasado. De esta manera, a la hora de crear la escultura también se produjo una síntesis. La contundencia del hacha con lo sigiloso de la serpiente. El significado más básico por lo tanto es el de la acción clandestina frente a una fuerza bruta superior por lo que la inteligencia debe guiar todo accionar. Ese es el significado básico mas o menos conocido popularmente. Existen algunas otras versiones falsas basadas en traducciones incorrectas de bietan jarrai como la de “seguir en las dos vías”, cuando vías no aparece por ninguna parte y nunca estuvo ni siquiera algo parecido en la cabeza de Félix a la hora de tallar la madera y dejar escrito ese lema debajo del símbolo.

Y es que si el significado básico es reconocible, no tanto el significado profundo. Para entenderlo no hay que dirigirse a nadie mas que al propio Félix Likiniano. Cuando Liki deja grabado bietan jarrai no se está refiriendo exclusivamente a que la inteligencia debe guiar el accionar revolucionario, sino que está hablando de una dualidad. O mas bien de unas cuantas. Para Liki ni los intereses particulares ni las ideologías estaban por encima del pueblo. El pueblo está primero y las ideologías le sirven. Se enroscan en él. El hacha no simplemente es contundencia y dureza, para Liki también significaba el pueblo vasco y su lucha ancestral por la supervivencia. La serpiente no simplemente simboliza lo sigiloso y la inteligencia sino la acción viva y colectiva frente al individualismo que al enroscarse en el pueblo logra sus objetivos. En realidad Liki contaba muchas cosas. Habla también de piedra y de herensuge.

Félix Likiniano estaba dejando un mensaje que se pierde en la noche de los tiempos hasta hoy. Su sueño y el de otros muchos y muchas. Hacer la revolución en Euskal Herria.

Ciertamente aún no se ha hecho la revolución en Euskal Herria. Tampoco somos independientes y ni siquiera contamos con el derecho de autodeterminación. La burguesía vasca y española, o mejor dicho la burguesía española y su gustosamente dependiente vasca, siguen dominando todo el entramado social, y haciendo buen negocio de ello. La clase trabajadora vasca cada día es un poquito más dependiente y está un poquito más empobrecida.

El futuro siempre tiene un grado de incertidumbre y el pasado, pasado está. De todas maneras resulta como mínimo curioso que “los vascos y vascas” cíclicamente en la historia acaben parecido. Cayendo, luego levantándose y volviendo a caer. ¿Por qué en la historia siempre pierden los “los vascos y vascas”? Creo que existe un hilo conductor que pese a que en diferentes contextos históricos y generacionales es diferente, contiene una misma verdad de fondo. Hoy en día expresada en el servilismo al PNV y a la conciliación de clases de cara a una estrategia electoral. Al fin y al cabo, jodida lucha de clases (o su ausencia en un bando) al interior de la sociedad vasca, y no tanto las visicitudes del enfrentamiento con los estados, que hace que siempre el gato burgués vasco caiga de pie. No importa la situación.

Cómo llegar a un contexto de paz con justicia va a necesitar de recuperar el verdadero significado de la paz y de la justicia, que son palabras que los poderosos han robado. Rechazar activamente todo proceso de asimilación política, resituar lo que significa un verdadero proceso de paz, saber explicar bien las razones de porqué no existe y tener presente que la paz en realidad no es algo que se construya en bases injustas sino que es consecuencia de un proceso de justicia que asienta su base. Es decir, una remodelación total de casi todo lo visto hasta ahora que no ha sido eficaz mas que para asentar la dominación estatal y la dependencia a la burguesía interna cuando no a tener la falsa esperanza e ilusión de que un cambio institucional o cualquier otro factor superficial pueda traer lo que no puede traer.

En todos los conflictos políticos en primera y última instancia lo que se superpone es la balanza de poder. La ventaja en la balanza de poder es lo único que puede desbloquear una situación dada. En el caso vasco esa fuerza significa proceso constituyente de estado , proceso hacia el socialismo, poder popular y confrontación, mucho más allá de lo electoral entrando también en el terreno de la desestabilización política. De lo contrario el bloqueo del, en proceso de desaparición, del proceso de liberación, no solo se enquistará sino también todas las oportunidades de avance, normalizándonos e integrándonos en una situación anormal de opresión nacional y social para lo que las instituciones autonómicas españolas en Euskal Herria son uno de los puntos de enganche.

Paz por tanto es una situación de justicia mínima y ausencia de cierto nivel de violencia al que se llega tras la intensificación de la lucha de contrarios creando una ventaja. La situación de desventaja en esa balanza es la paz falsa. La paz falsa que necesita la burguesía vasca para medrar y los estados ocupantes para eternizarse. Una paz falsa con base teórica de pacifismo burgués que cabalga bajo la violencia hegemónica y aceptada y que intenta infiltrarse en todo el sistema inmunológico abertzale de la clase trabajadora vasca para domarla políticamente en todos los frentes.

Decía un viejo amigo que un pueblo que no tiene la voluntad ni la fuerza para frente a la opresión liberarse mediante la violencia, tendrá menos voluntad y fuerza para hacerlo sin violencia ya que hacerlo sin violencia supone que se está sobrado para liberarse mediante la violencia revolucionaria y por eso es descartable, de la misma manera que a veces se descartan medios represivos por suficiente control. Me gustaría pensar que en algo se equivoca pese a que no existan hasta ahora casi ejemplos en toda la historia. Es por ello que si en estas generaciones que estamos vivas somos incapaces en un tiempo prudencial de generar un movimiento radical político sin lucha armada pero con capacidad de desestabilización de la opresión y el nivel de exigencia política no sube muchísimos grados, apaga y vámonos que la herencia recogida por los que lleguen y muchos de los que estaban no será muy diferente a los múltiples abrazos de Bergara. En esos casos, si atendemos a ciertas leyes cíclicas …

7 thoughts on “«Aún tengo armas de cuando la guerra»

  1. “Rechazar activamente todo proceso de asimilación política, resituar lo que significa un verdadero proceso de paz”.

    El único proceso de paz que puede existir desde un punto de vista emancipador, liberador y libertario es el propio proceso revolucionario de liberación nacional y social. No hay otro.

    El resto es ideología burguesa, alienadora y mistificadora. Veneno puro para la conciencia obrera y popular, anestesia intoxicadora de la conciencia revolucionaria, de la conciencia nacional de clase.

    La opresión y la subordinación es PAZ para los opresores y GUERRA para las oprimidas. La liberación y la revolución es PAZ para las oprimidas y GUERRA para los opresores.

    No hay término medio, como nos quieren hacer creer los charlatanes reformistas engañabobos.

    Mientras haya clases sociales no puede haber paz, a no ser que llamemos paz a la derrota, sumisión, explotación y opresión de la Clase Obrera y los sectores populares, cosa que hace la burguesía todos los días, ayudada gustosamente por los reformistas y oportunistas de todo pelo. Pero eso su paz es la paz del sistema, la “paz social”, la “convivencia democrática”, es decir, la guerra sistemática, constante y tenaz de todas las burguesías del mundo contra todos los pueblos trabajadores de este planeta para arrancarles cuotas de plustrabajo y plusvalía cada vez más grandes. Su paz es nuestra esclavitud asalariada. La paz de las trabajadoras y de los obreros es la sociedad sin clases y sin estado, es el Comunismo. No hay otra paz para nosotras

    No puede haber paz mientras haya patriarcado, que es la guerra de género que los hombres, y en especial los hombres de las clases dominantes, libran/libramos contra las mujeres desde tiempos inmemoriales. La paz del patriarcado es el feminicidio cotidiano, el terrorismo machista, la violencia estructural invisible, la barbarie constante. La paz de las mujeres es la destrucción del patriarcado, es la victoria del feminismo, la emancipación total de las mujeres y la liberación también para los hombres de las cadenas del sistema patriarcal de dominación y subordinación, para ser por fin seres humanos libres de género masculino, compañeros y colaboradores de nuestras hermanas y amigas, y no monstruos machistas, agentes violentos cotidianos de la opresión. Mientras haya patriarcado, habrá guerra. No puede paz sin lucha feminista contra el sistema patriarcal. La paz de las mujeres es el Feminismo. No hay otra paz para nosotras.

    No puede haber paz mientras exista la CONQUISTA continuada y permanente de todas las tierras navarras. La conquista no es un rollo anticuado de la Edad Media, como nos quieren hacer creer todos los conquistadores y ocupantes y sus cipayos vascos. Es una violencia genocida y naciocida inmensa, constante, centenaria, gigantesca, ininterrumpida, sustentada en todos los aparatos de estado de Francia y España, no sólo en las fuerzas de ocupación armada hasta los dientes (¿ésas cuándo se desarmarán?), sino en toda la burocracia administrativa, mediática, política, institucional, legislativa, cultural, eclesiástica, económica, industrial, etc.. que está al servicio de los conquistadores y ocupantes de Euskal Herria, el otro nombre de Nafarroa/Nabarra. No puede haber paz sin DESCONQUISTA de nuestro país, y de nuestras mentes y corazones.Y no puede haber desconquista sin una lucha radical contra los conquistadores y ocupantes, sin enfrentamiento y confrontación con los opresores españoles y franceses, sin un combate frontal contra todos los aparatos de dominación de la conquista permanente y continuada. La paz de las ciudadanas navarras y los ciudadanos vascos (y viceversa) es la independencia. No hay otra paz para nosotras.

    No puede haber paz mientras el etnocidio siga en marcha, mientras las consecuencias de la sustitución y desaparación del Euskara nos sigan impidiendo vivir en nuestra única lengua nacional, la Lengua Navarra. No puede haber paz mientras tres cuartos de la población de este País no conozca su lengua, y mientras las leyes aseguren la hegemonía total de las lenguas de los conquistadores y ocupantes, las lenguas de Francia y España, el Francés y el Español. No puede haber paz sin reeuskaldunización total de la Navarra entera, sin recuperación de nuestra lengua original y nacional. La paz de los euskaldunes es la Euskal Herria plenamente euskaldun. Y la recuperación y promoción de las dos lenguas regionales navarras: el Gascón al norte los Pirineos, y el Aragonés al sur. Y nuestra paz asegura la VIDA para todas las lenguas del planeta (el Francés y el Español incluídos, claro está) pero no a costa de la desaparación del Euskara y del Pueblo Euskaldun. Nuestra paz es que el Euskara viva, que el Pueblo del Euskara viva libre en su tierra. No hay otra paz para nosotras.

    Luchar por la paz es luchar por la revolución comunista y feminista y ecologista, por la independencia y el socialismo, por el Poder Obrero y Popular, por la destrucción de todas las opresiones, explotaciones, subordinaciones, conquistas y represiones.

    Por todas estas razones iré a Durango el 16 de abril. Que se rinda su madre.

    http://eh.lahaine.org/independentzia-eta-sozialismoa-borrokak-ez

    Borroka da bide bakarra!

    Gora Euskal Iraultza!

  2. Hay algun valiente que pudiera describirme lo que hubiera sido no “rendirse”?.

    Desde el lado del unionismo absternerse que ya se que la derrota de ETA se dio… puah, ya ni me acuerdo, ya desde 1964 estaba derrotada. Pero y los demas que me podeis comentar?.

    • En el 64 ETA ni siquiera había empezado a accionar. Precisamente ese período 61-68 es el único después de 1937 y antes de 2011 en el que no hay lucha armada en Euskal Herria.

      Ni quito ni pongo respecto a cuándo fue derrotada ETA, quizá habría que leer a Sun Tzu y aquello que dice sobre que la victoria ideal es la que se consigue sin combatir (que no sin la amenaza del combate, ojo!) o que para derrotar al enemigo debes capturar aquello que más valora (la economía quizás?) No sé, daría para un debate largo y complejo, pero siempre he tenido la impresión de que se tendía en exceso a la violencia de autoafirmación y propaganda más que a la violencia eficiente en la consecución de objetivos.

      Pienso que los momentos clave en la derrota de ETA son: (1) la constitución del Pacto de Ajuria Enea, que aísla políticamente a la izquierda abertzale (y algunos otros pequeños grupos de la izquierda vasca, que tenían entonces sus propias “ramitas” armadas: CC.AA. e Iraultza) y (2) la fundación de Gara, que nos dejó con un sucedáneo muy malo de lo que había sido una gloriosa prensa vasca en los 90. Y es que al final los campos “de batalla” político y de información/debate son casi sin duda más importantes que la batalla militar propiamente dicha, que al final se nutre de los otros. Desde luego el salto cualitativo a una violencia más indiscriminada no ayudó en nada, sino que restó legitimidad a la lucha armada, este podría ser un tercer factor.

      Algún otro podría decir que fue el cierre de Euskalduna y Altos Hornos y tampoco andaría muy desencaminado, aunque es un efecto más oblicuo.

      Es sin duda cierto que la lucha armada (este ciclo en concreto al menos) estaba agotada y que había que buscarle una salida para salvar la lucha política pero lo que no se puede hacer en ningún caso, entiendo, es reemplazar la lucha armada por el capirote de la Inquisición. Porque eso no es lucha política ni es nada más que auto-humillación, rendición política. Y eso es lo que más duele sin duda, porque si hubiera una dinámica y discurso de lucha política y social, entonces el desarme e incluso la capitulación se percibirían como algo útil pero, tal y como se están haciendo las cosas, prácticamente tratando de desactivar toda lucha social y política, todo debate honesto y plural, la percepción que mucha gente tiene es que es algo muy mal hecho, pernicioso y tóxico. Algunos incluso lo comparan a la traición de Maroto en Ramales y Bergara, yo espero que no llegue a tal grado de maldad y alevosía, pero algo de razón sí que llevan en cualquier caso.

  3. Ven este domingo, 16 de abril a Durango y participa en la asamblea. Y si nos vemos, te expondré mis ideas, tú me explicas las tuyas y entre todos vemos cómo seguir en la lucha por la Independencia, el Socialismo, la Reunificación y la Reeuskaldunización. Y la Amnistía, claro…

    No rendirse habría sido NO aceptar los principios Mitchell el 14 de noviembre de 2014 y NO vender por un plato de legalizaciones nuestros propios principios, los nuestros, los de la V y la VI Asambleas. Los del MLNV de toda la vida.

    Pero una vez que te has rendido al enemigo nacional y de clase en el tema de los principios, lo demás viene dado, como un enorme efecto dominó. Toda la estrategia y el movimiento se derrumba como un castillo de naipes, y la desorientación es total. Más cuando se autodisuelven organizaciones, se manda callar a la gente, se miente, se manipula, se hacen promesas falsas, se censura, se crean ilusiones y espectativas que luego no se cumplen, etc…

    Tanta desorientación y confusión, tanta estupefacción y despiste que tienes que preguntar “¿Hay algun valiente que pudiera describirme lo que hubiera sido no “rendirse”?

    Cuando hace diez años todos sabíamos lo que era no rendirse, independientemente de practicar (o no) esta u otra forma de lucha armada, esta u otra estrategia independentista revolucionaria. Que una cosa es dejar la lucha armada por razones tácticas (que jamás estratégicas) y otra lo que llevan haciendo los reformistas desde 2009…

    ¿Te tengo que explicar qué es no rendirse? ¿Hasta ese nivel hemos llegado en este país?

    • A mi me parece que me haces demasiadas preguntas para una pregunta sencilla. Que es no rendirse?. Y ojo, te lo pregunto desde una perspectiva que tampoco entiende ni lo de la entrega de las armas, ni la total falta de pulso a nivel de calle, ni la ausencia clara de objetivos, ni… ni se que mas. Si estuviera en EH te tomaba la palabra!.

      • No rendirse es resistir…¿O no? Simple y sencillo. Así que no cunda el pánico, todavía no se ha perdido todo.
        De otro lado, hay muchas formas de “rendirse”…Y la del 8 de abril, no se por qué, me parece que no ha sido de las mejores. Ahora bien, me niego a creer que no haya algo (por poco que sea) a cambio.
        Después de que se va sabiendo la fuerte presión francesa, para que España no estorbara la entrega, faltan algunos capítulos. La entrega no ha terminado…Tengamos en cuenta que Francia, una vez cesada la lucha armada, tenía mas interés que España. en que “apareciese” ese arsenal. Al fin y al cabo estaba en sus dominios…Y sin control, con unas inciertas elecciones a la vista, cualquiera sabe…

  4. Contexto sociopolítico interno + correlación de fuerzas interna + contexto político internacional + conocimiento y capacidad de análisis de la realidad + medios humanos y “tecnológicos” + asunción real de riesgos = resultados previsibles (sin garantías de realización)

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s