Home

Solo

Autor: Borroka garaia da!

Ningún movimiento de liberación puede subsistir sin realidades materiales, no al menos si quiere conseguir sus objetivos. La movilización, el activismo, la lucha ideológica o el parlamentarismo no serían mas que lírica al viento sin la existencia de esas realidades.

Las realidades materiales de la opresión nacional y social vasca son conocidas. El ejército, las policías, las instituciones, la judicatura y en general todas las expresiones surgidas para el proceso de control requerido por el capital en un marco concreto, o la organización de la violencia en un marco determinado que es lo que sería básicamente un estado.

¿Pero cuáles son las realidades materiales de un proceso de liberación?. El hecho de que no existan erosiona el antagonismo y acaba produciendo armonía o frustración. Armonía con el sistema existente debido a que se trabaja sobre sus realidades materiales y frustración porque no se abre paso una nueva realidad. Ya que es imposible, un sistema opresivo no deriva gradualmente hacia la libertad sino que a lo sumo produce transformaciones adaptativas. Son los cortes radicales los que crean una nueva realidad y esos cortes no se producen mediante gradualismo sino en una lucha de contrarios hegemónica con un antagonismo visceral, única forma de dejar atrás el proceso adaptativo de las relaciones de poder. Y esa hegemonía no se fábrica en el aire sino en núcleos que desestabilizan al poder constituido como forma alternativa a la legitimidad del sistema en una lucha donde solo puede quedar uno, igual que en la peli de los inmortales.

Si vamos a partes del Kurdistán tenemos el confederalismo democrático con las comunas como forma de poder nacional y social frente a los estados. Si vamos a Venezuela también encontraremos a las comunas como forma de poder hegemónico aun con sus dificultades. Si vamos a territorio zapatista encontraremos las comunidades que de forma autónoma crean una nueva realidad, si nos vamos hasta la revolución rusa encontraremos los soviets, si nos vamos a Catalunya oiremos hablar del proyecto de estructuras de estado (aun no constituidas) y quizás oiremos hablar del proceso de poder popular que se inició con las consultas alegales. Si vamos a comunidades indígenas encontraremos núcleos de poder por todas partes. Si vamos al alzamiento de pascua irlandés veremos el bosquejo de toda la estructura del poder nacional irlandés. Si vamos a muchos barrios marginales de muchas partes del mundo veremos como se organiza lo común. Podemos ir a la historia y a cualquier proceso de liberación pasado o presente para darnos cuenta que ante una situación dada si no existen realidades materiales grandes o pequeñas que no enfrenten en legitimidad a lo existente, si no existen poderes en guerra con el poder oficial, que durante un tiempo coexisten con él en una dura batalla hasta sacarlo de escena, no existirían ninguna independencia de pueblos oprimidos ni procesos abiertos de liberación social. Y que toda movilización, que todo activismo, que toda lucha contra el sistema sea dura o suave, que toda propaganda, parlamentarismo y que toda lucha ideológica que no se asienta en un núcleo de realidad material para alimentarlo se lo lleva el viento.

Ahora la pregunta es: ¿Cuáles son o es el núcleo de poder nacional y social vasco al que alimentándolo pueda crear mayorías y activarlas en una lucha hegemónica y antagónica visceral que primero coexista luchando en legitimidad contra el estado de las cosas y luego sustituya las realidades materiales de la opresión nacional y social vasca?

No hace falta que nos salga humo de la cabeza para darnos cuenta que no existe absolutamente ninguna que tenga ese papel en relación a un poder nacional vasco y que el proceso de liberación nacional y social puede perfectamente sucumbir sin ello ahogado en las realidades materiales de los estados. Posiblemente dar con la fórmula de ese poder que combata la legitimidad de los estados y el capital creando al mismo tiempo una realidad diferente sea la chispa que encienda la pradera y nos saque del impasse actual y quizás las localidades pequeñas y los barrios puedan ser el punto de partida para empezar a tejer toda esa red que pueda propiciar los saltos cualitativos requeridos en el tiempo. Eliminar en la práctica los ayuntamientos españoles  (que lo son todos) y transferir el poder a la batzarre. Un poder cualitativamente diferente compitiendo en legitimidad con el poder estatal y basado en la cooperación y la ayuda mutua. Mucha gente pequeña, en lugares pequeños (o no), haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo. En cientos de pueblos de Euskal Herria el soberanismo de izquierda es mayoritario, pero no hegemónico. El núcleo de construcción por donde empezar la nueva Euskal Herria: Sus pueblos en rebeldía como base material donde empezar a  levantar ese otro mundo posible donde quepa una Euskal Herria libre. ¿Es posible? ¿Ni siquiera una prueba piloto?

6 thoughts on “Los inmortales

    • Udalbiltza es un buen ejemplo en ese sentido. El problema es que tampoco sirve de mucho un nucleo nacional de poder conformado por concejales de “ayuntamientos españoles o franceses” donde no existe ninguna clase de poder nacional y social vasco, ni un poder cualitativamente diferente, Por lo que empezar por el tejado sin tener la base, vacía de contenido las potencialidades grandes que Udalbiltza podría tener ahora o en el futuro. Mas que una estructura de poder concejal, creo que se necesita una de poder popular donde udalbiltza entonces podría cobrar sentido y no estar apartada como ahora.

      Pero vamos, la idea de la unilateralidad en el contexto que nació udalbiltza empujada por la construcción nacional y social es algo importante ahora mismo si verdaderamente queremos avanzar hacia la independencia y el socialismo desde las mismas entrañas del pueblo. por eso es importante el poder popular mucho mas allá del institucionalismo español. Por lo que una vuelta de tuerca a esa filosofía y de una vez por todas hacerla real es un tarea tan grande y dificultosa como necesaria.

  1. ¿También son parte del ” institucionalismo municipalista español”
    los municipios del Principat de Catalunya que se han pronunciado en favor de la independencia de Catalunya?
    Sí.
    SÍ y No.

    ¿ Hay o ha habido en estos municipios “poder popular” ?
    Sí y No.

    • Claramente no y no, nunca han dejado por el momento de cumplir la función de ayuntamientos españoles y el poder, aunque sea municipalista sigue estando basado en la legalidad española y no en la del pueblo o en una catalana. La soberanía de los ayuntamientos catalanes por el momento reside en el estado español (de ahí el proceso de desconexión a todos los niveles y aún no iniciado)

  2. Norbaitek zerbait erranen du Rufi Etxeberriak atzo Iruñean irakurritako hitzaldiari buruz?

    http://sortu.eus/eu/albisteak/gatazkaren-konponbidea/1673-hitzaldia-rufi-etxeberria-askatasunaren-bidean-presoak-etxera

    Ni txundituta gelditu naiz. Ez dut hitzik. Abian prozesuaren erdian Rufi Etxeberriak aldez aurretik idatzitako ondorioak irakurri dizkigu. Altsasuko adierazpenean egin zuten gauza berdin-berdina. Ez dute deus ere ikasi, eta gainera, argi dago ez dutela eertxo ere ikasi nahi. Irakurraldi honek mugarri bat ezarri du. Ez dago hau konpontzerik. Ez dago oraingo Ezker Abertzalea biziberritze eta onbideratzerik. Fini.

    Euskal CUP behar dugu antolatu. Ez dut bertze irtenbiderik ikusten, ez zaigu bertze konponbiderik gelditzen.

    Gora Euskal Errepublika Ekozialista! Konfederala eta feminista!

    Batasuna borrokan! Amnistia osoa!

    Independentzia, Sozialismoa, Birbatasuna eta Berreuskalduntzea!

UTZI ERANTZUN BAT - DEJA UN RESPUESTA

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s